Reparar la avería por el robo de cobre ocurrido ayer domingo en Rodalies y que afecta a varias líneas, en plena jornada electoral, costará unos 15 millones de euros y unos 2 meses para restablecer la normalidad, según el ministro de Transportes y Movilidad Sostenible, Óscar Puente. El ministro ha explicado también que mañana mismo se denunciarán los hechos ante el juzgado para «aclarar quién hay detrás». Puente ha subrayado que en los últimos cinco años ha habido 11.151 incidencias no atribuibles a Renfe o Adif en la red ferroviaria española, más de la mitad de ellas en Catalunya y un tercio en el ámbito metropolitano.

Puente no ha querido entrar si los hechos ocurridos ayer, y que se repiten de forma reiterada (desde hace 5 años constatan que hay cerca de 3 actos vandálicos al día de media en Catalunya, según las cifras que ha presentado el ministro), responden a un robo o a un acto de sabotaje, pero sí ha dicho que el valor del material robado, cuarenta metros de cable de cobre, es «despreciable si lo que se pretende es la venta». Asimismo ha añadido que el material robado estaba en un punto de acceso muy difícil, con lo que, los autores del acto «se jugaron la vida» para retirar un material de valor escaso en el mercado negro.

El ministro también ha dicho que esta situación «no se soluciona con el traspaso de Cercanías» y ha reiterado que los actos vandálicos son competencia de la policía. “No entro a valorar si los Mossos están haciendo bien su trabajo o no, entiendo que lo están haciendo lo mejor posible. Pero si digo que si la policía catalana no tiene responsabilidad sobre el asunto, Renfe y Adif menos aún”.

El ministro ha lamentado que más allá del valor del material robado, de los daños y del tiempo de reparación, «lo más grave» es la consecuencia de que el hecho tendrá «sobre las personas». En este sentido ha asegurado que la acción comportó «una alteración del hecho democrático más importante, el día de una votación», al tiempo que ha lamentado todas las dificultades que desde hoy mismo está causando a la ciudadanía que utiliza a diario el servicio ferroviario.