Las líneas de Cercanías R4, R3, R7 y R1 han arrancado el servicio este lunes con el plan alternativo establecido tras la avería provocada por el robo de cable de este domingo. A primera hora de la mañana pero se ha modificado lo previsto para el R4 ya que los trenes debían llegar hasta Fabra i Puig pero de momento sólo lo hacen hasta Cerdanyola del Vallès, según ha informado Renfe. Circularán el 33% de los trenes del servicio habitual en hora punta en esta línea y la mitad el resto del día. En el R4sud se circula hasta L’Hospitalet de Llobregat y en el R1 y el RG1 hasta Badalona y allí se derivan los viajeros en el metro. El servicio en la R3 es entre Puigcerdà y Montcada Ripollet, con dos trenes por hora y sentido.

En el R4 Nord, se insta a los viajeros de Manresa, Terrassa y Sabadell a utilizar los Ferrocarriles de la Generalitat (FGC), ya los de Montcada se les encamina al R2. A los usuarios del R4 Sud se les insta a enlazar con la línea 1 de Metro y también a la 5 en Cornellà. También se encamina al Metro a los viajeros que con la R1 lleguen a Badalona, así como a los que lo hagan con el R4 Sur.

En el R3, hay servicio entre Puigcerdà y Montcada Ripollet, a partir de allí servicio alternativo por carretera hasta Fabra i Puig, donde los viajeros pueden continuar con la línea 1 de Metro.

Por lo que respecta al R7, los usuarios pueden viajar hasta Cerdanyola con el R4 y desde allí se ha establecido un servicio de autobuses hasta la estación de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB). Otra alternativa es el autobús Exprés 3.

El R8, el R2 sur, el R2 Norte, el R11 y los regionales sur son los únicos sin afectaciones.

Por otra parte, los trenes Intercity que circulan por ancho convencional realizarán el servicio con doble tracción -por cabeza y cola- para evitar movimientos en vacío en el ámbito de Barcelona.

Con el fin de informar a los pasajeros y encaminarlos, Renfe ha reforzado al personal de información y atención al cliente en las estaciones. Así, se solicitaron 46 nuevos agentes de refuerzo por turno.