El Gremio de Hostelería del Vallès piensa que la marcha de la F1 del Circuit de Barcelona-Catalunya, en Montmeló, puede representar una auténtica «hecatombe» que podría deparar pérdidas de más del 60% en algunos establecimientos de la comarca ya que la visita anual del ‘gran circo’ genera una «repercusión económica brutal».

El presidente de la entidad gremial, David Vázquez ha recordado a la ACN que muchos alojamientos y restaurantes de la comarca viven de estas competiciones buena parte del año, puesto que las estancias y el consumo van mucho más allá de los fines de semana en los que se celebran las pruebas.

Vázquez lamenta que buena parte de la ciudadanía y de los responsables políticos «no son conscientes» del impacto económico que tiene la Fórmula 1 en el Vallés Oriental. El pasado año, los organizadores del Gran Premio de España situaron el impacto directo del fin de semana en más de 160 millones de euros, una cifra que se dispara si se tiene en cuenta el efecto indirecto y también la repercusión de los fines de semanas previos y posteriores.

«El público de esta competición tiene un alto poder adquisitivo que es fundamental para restaurantes, hoteles y comercios. Moto GP también atrae a mucha gente de toda España y Francia, pero todo lo que llega a mover la Fórmula 1 es increíble, es capaz de llenar todos los alojamientos y la restauración del Vallès Oriental y Barcelona”, afirma. En este sentido, Vázquez apunta que hay hoteles en los que un 60% de su actividad gira en torno a esta competición y sus derivadas, “y si la Fórmula 1 marcha, tendrán que desaparecer”.

Vázquez asegura que la celebración de la F1 en Montmeló conlleva una gran inversión en el territorio durante varias semanas con motivo de la llegada de los equipos, de la estancia posterior que realizan los mismos, y también de los tests que se celebran a lo largo del año.