Desde este mes de enero del Hospital General de Granollers pone a disposición de los pacientes con cáncer avanzado del Vallès Oriental una biopsia líquida, el llamado Guardant-360.

En un tumor avanzado hay fragmentos de material genético del tumor (DNA circulante) en el plasma. Estas cantidades son mínimas y precisan de unas técnicas muy sofisticadas para su detección. El test de biopsia líquida Guardant-360 permite no sólo su detección sino, y más importante, identificar alteraciones genéticas propias de cada tumor.

Esto significa que a partir de una muestra de sangre y con una simple extracción se puede obtener la misma información que en una biopsia convencional. Por otra parte, la obtención de una muestra de tejido para su análisis, a veces se bastante complicado y no exento de riesgos. Por lo tanto, es una forma sencilla y segura de obtener información de la enfermedad y que se puede repetir siempre que sea necesario.

Estas alteraciones genéticas pueden indicar sensibilidad a un tratamiento dirigido específicamente a esta alteración, y también pueden indicar una resistencia a estos tratamientos. Es lo que se llama Medicina Personalizada: tratamiento específico para una alteración genética específica. La posibilidad de encontrar esta alteración y tener un medicamento específico para ella es bajo, pero cuando está, el beneficio esperable es muy alto. Se trata de cambiar el concepto de un mismo tratamiento para todos en un tratamiento individualizado al máximo posible.

La puesta en marcha de esta técnica se enmarca dentro de la alianza estratégica de la C-17 para la gestión asistencial oncológica entre el Hospital General de Granollers, el Hospital de Mollet y el Hospital Clínico de Barcelona, centro que fue pionero, a escala europea, en la utilización de forma rutinaria de esta técnica, muy extendida en los Estados Unidos.