Los últimos trabajos de la B-40 se han concentrado en el túnel de Voltrera. Foto: Ajt. d’Abrera

El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana ya baraja una fecha para abrir al atráfico el tramo de la B-40, el también denominado Cuarto Cinturón, que conectará Abrera con Viladecavalls. Se trata de la fecha del 30 de enero.

Si finalmente se concreta esta fecha se tratará de un hito histórico ya que las obras del tramo del Cuarto Cinturón entre Abrera y Viladecavalls empezaron en 2007, es decir que se han tardado más de quince años para realizar los trabajos de sólo 6,1 kilómetros de infraestructura. Este tramo de autovía es el último en ejecutarse de la primera fase de la B-40 entre Abrera y Terrassa, concretamente el trayecto intermedio. Los tramos Abrera-Olesa y Viladecavalls-Terrassa se inauguraron en junio de 2010.

La fecha del 30 de enero para que entre en funcionamiento el tramo entre Abrera y Viladecavalls y que por lo tanto la B-40 sea una vía que llegue hasta Terrassa, la da por buena el Ayuntamiento de Abrera.

En declaraciones a Radio Abrera y Grup ETV-Terramar, el alcalde de Abrera Jesús Naharro ha manifestado que “la puesta en marcha de esta infraestructura es muy importante y estratégica, reclamada desde hace mucho tiempo. Se sigue manteniendo la fecha de apertura de la infraestructura al 30 de enero. Me consta que esta Navidad ha habido unos trabajos, en cuanto al software que controla toda la instalación de seguridad del túnel y algunos flecos, sobre todo en el lado de Viladecavalls, en una rotonda de accesos a la B-40. Tras el impulso de la ministra Raquel Sánchez, en las próximas semanas se abrirá esta infraestructura».

Tras la entrada en funcionamiento de este tramo, el siguiente paso para hacer efectiva la construcción de la B-40, es la construcción del tramo entre Terrassa hasta Castellar del Vallès, pasando por Sabadell, la denominada Ronda Norte.