Después del descubrimiento sorpresa de una dosis extra en cada vial, los ejecutivos de Pfizer han presionado a las administraciones internacionales para cambiar los términos de autorización formal de la vacuna. La empresa Pfizer cobra por dosis.

En diciembre, los farmacéuticos hicieron el descubrimiento de que se podía sacar una dosis adicional de la vacuna de los viales de Pfizer que se suponía que contenían solo cinco. Pfizer se está planteando incluir esta sexta dosis para su compromiso de viales de la vacuna Covid y, por lo tanto, proporcionará menos de los que se esperaban.

Por otra parte, los sanitarios en algunos centros están todavía luchando para extraer de manera efectiva estas dosis adicionales, que requieren el uso de una jeringa especial. De no tener esta jeringa sólo se pueden extraer cinco dosis de las viales. Esto supone que, de ser cierto lo que se está planteando Pfizer, el volumen de gente vacunada disminuirá.

Durante semanas los ejecutivos de Pfizer están presionando a los gobiernos y organismos internacionales para cambiar la redacción de la llamada autorización de uso de emergencia de la vacuna. Con ello quieren conseguir que se reconozca que los viales contienen seis dosis y no cinco. El contrato de Pzifer es muy claro, la farmacéutica cobra por por dosis. Con lo cual, quedando demostrado que de un vial se pueden extraer seis dosis, este es el motivo por el cual Pzifer ha reducido el número de viales semanales.

El director ejecutivo de Pfizer, Dr. Albert Bourla, ha comentado que la sexta dosis permite a Pfizer estirar aún más su suministro de la escasa vacuna. Con lo cual a empresa podrá fabricar dos mil millones de dosis para el mundo este año, en lugar de los 1.3 mil millones que había planeado originalmente.

Cuando Pfizer comenzó a enviar las vacunas a mediados de diciembre, dijo que cada vial contenía suficiente líquido para cinco dosis. Pero los sanitarios de los hospitales se dieron cuenta de que los viales contenían suficiente para una sexta y, a veces, una séptima dosis. El descubrimiento provocó confusión. Algunos centros desecharon la vacuna adicional porque no tenían permiso para usarla.