El retrato robot del fallecido

El pasado 8 de febrero, la Guardia Civil localizó el cadáver de un varón en el río Ebro a su paso por el paraje conocido como Partida Font de Quinto de la localidad de Campredó-Tortosa (Tarragona).
El hombre, tal y como ha trascendido en diversos medios de comunicación social, presentaba dos disparos y ambas muñecas amputadas.
Los diferentes protocolos establecidos y ejecutados al efecto para la identificación del cadáver no han dado resultado por el momento, no habiendo recibido tampoco denuncias de desaparición al respecto.
Con motivo de lo anterior, la Guardia Civil solicita la colaboración ciudadana para identificar a esta persona, tratándose de un varón de unos 35-45 años de edad, alrededor de 175 cm de altura y entre 85-95 kg de peso, careciendo de tatuajes, sin orificios en los lóbulos de las orejas, destacando como señal característica una pequeña cicatriz en la región del labio superior izquierdo.