Unas 700 personas, según fuentes sindicales, se han manifestado este sábado por el centro de Rubí para reclamar la continuidad de la planta que tiene la multinacional alemana Continental en esa población y en la que trabajan 760 personas.

A mediados de noviembre Continental dejó en el aire el futuro de dicha planta al comunicar que se replanteaba sus planes industriales para la fábrica, que produce pantallas y controles analógicos para automóviles.

Los sindicatos denuncian que Continental se ha dado seis meses para venderla a un tercero, al no considerarla estratégica, y el martes prevén reunirse con representantes jurídicos de la empresa para saber cómo marchan esas negociaciones.

La incertidumbre sobre el futuro de esa planta ha generado mucha preocupación en la plantilla, que hoy se ha movilizado y ha acabado la manifestación frente a la sede del Ayuntamiento de Rubí.

La alcaldesa de Rubí, Ana María Martínez, se ha mostrado «preocupada» y ha destacado que muchos vecinos trabajan en esa fábrica, al tiempo que ha resaltado que un 80 % de los empleados son mujeres mayores de 40 años.

El secretario general de la federación de industria de CCOO en el Vallès Occidental, Josep Rueda, ha explicado a Efe que el miércoles acudirán al Parlament para explicar la situación a los grupos parlamentarios, y que están tratando de forzar una reunión con la dirección de la multinacional alemana.