Las obras de construcción de la futura rotonda de acceso a Santa Agnès empezarán en julio, después de que la Generalitat haya resuelto un problema de tramitación, lo que no ha permitido iniciar las obras entre marzo y abril, tal y como estaba previsto.

El tiempo de ejecución se mantiene en cuatro meses, lo que permitirá que este nuevo punto de la carretera BV-5105 entre en funcionamiento entre noviembre y diciembre de este año. La Generalitat de Catalunya puso en diciembre la rotonda de Santa Agnès de Malanyanes con un presupuesto de 974.000 euros.

El concejal de Seguridad Ciudadana y Movilidad, Daniel Valls, ha indicado que el Ayuntamiento «vuelve a compartir la información oficial sobre el calendario de las obras, después de este retraso» y ha recordado que la nueva rotonda «será el paso definitivo para garantizar la seguridad vial del acceso a Santa Agnès”.

Dentro del proyecto global de mejora del acceso viario a Santa Agnès acordado con la Generalitat de Catalunya, en octubre se instaló un radar fijo de control de velocidad en la carretera BV-5105, que está funcionando provisionalmente hasta la construcción de la rotonda. En las mismas fechas se retiraron las bandas rugosas por las importantes molestias acústicas que generaban a vecinos y vecinas.