La Fundación Endesa y el Departamento de Educación han hecho públicos los nombres de los 45 centros educativos catalanes seleccionados para participar en los Premis Retotech. RetoTech es un proyecto totalmente gratuito que facilita a los centros la formación y material necesario (kit de robótica e impresora 3D) para llevar a cabo un reto tecnológico en el aula. Se han seleccionado 17 centros de primaria y 28 de Secundaria. Entre ellos, 15 repiten.
Entre los centros seleccionados hay siete del Vallès Oriental, siendo la comarca con mayor representación. Se trata de:

Escuela Giroi (La Garriga) – Primaria
Escuela Joan Sanpera (Les Franqueses del Vallès) – Primaria
Escuela Sant Vicenç (Mollet del Vallès) – Primaria
La Salle Sant Celoni (Sant Celoni) – Secundaria
Instituto Vil·la Romana (La Garriga) – Secundaria
Instituto Gallecs (Mollet del Vallès) – Secundaria
Instituto Escuela Pallerola (Sant Celoni) – Secundaria

Con RetoTech, la Fundación Endesa, en colaboración con el Departamento de Educación y con el apoyo de BQ Educación, quiere acercar y promover el estudio de carreras STEM (enseñanzas de ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas) fomentando el emprendimiento tecnológico. Para ello RetoTech plantea un reto al personal docente ya los estudiantes de los centros educativos participantes para que desarrollen iniciativas tecnológicas innovadoras encaminadas a resolver necesidades reales de su entorno escolar o social. Asimismo, el profesorado recibe formación semipresencial, así como seguimiento y asistencia durante todo el proceso por parte del equipo de BQ Educación.

En esta edición, el número de premios otorgados por la Fundación Endesa crece y concederá 17 premios en total, que se entregarán durante un festival presencial que se celebrará a finales de este curso escolar 2022-2023. Tres son los «Premios Fundación Endesa» a escala nacional y elegidos por el jurado que se conforme al efecto, y 14 son los «Premis Profesor» que se otorgarán a escala local y serán elegidos por los propios profesores asistentes a cada festival, dos premios por cada comunidad autónoma participante. En la evaluación se tendrán en cuenta la originalidad y creatividad del proyecto, la aplicabilidad a una necesidad real y su justificación, la competencia técnica, así como la dimensión estética y artística del trabajo realizado.

En la pasada edición, el premio en Cataluña recayó sobre el proyecto INVISUAL, del Institut Celrà que había desarrollado una serie de robots que facilitaban la práctica del deporte a personas con ceguera.

Más allá de quien resulte ganador, todos los centros participantes recibirán equipos dotados de materiales tecnológicos para que puedan empezar a trabajar en sus proyectos desde el minuto uno. Asimismo, los profesores de cada centro educativo seleccionado recibirán formación semipresencial centrada en los tres bloques del programa: robótica, programación y diseño e impresión 3D.