La autopsia ha desvelado los motivos de la muerte de un hombre de más de 70 años, de nombre Manel, y vecino de la calle Mossèn Cinto Verdaguer en el centro Palau-solità i Plegamans que estaban investigando los Mossos.

Al parecer todo apunta a que el hombre perdió la vida de forma accidental al atragantarse mientras comía.

La autopsia también ha develado un detalle sórdido: los dos perros del hombre hallado muerto el pasado domingo en su vivienda, situada en el centro de la localidad vallesana de Palau-solità i Plegamans se comieron partes del cuerpo del cadáver según han precisado fuentes cercanas de la investigación este martes a Europa Press.

Esta es la conclusión a la que han llegado los Mossos d’Esquadra después de obtener los resultados de la autopsia practicada en el Instituto de Medicina Legal.

La Policía catalana sigue investigando el macabro suceso.