Los sucesos tuvieron lugar en el casal de la gent gran de Ca n’Oms

El Juzgado de Instrucción 4 de Mollet del Vallès investiga a una trabajadora social de un centro de mayores de Parets del Vallès, a la que se imputa por estafar supuestamente más de 250.000 euros a una anciana. La posible apropiación, según informó el diario El Mundo, comenzó en 2011, cuando la empleada del hogar de la tercera edad Ca n’Oms confesó compungida a la mujer que cargaba con deudas que no podía saldar. Le aseguró que el débito más elevado era con Hacienda y otro se debía a la compraventa de un coche que su difundo esposo no liquidó. La presunta víctima accedió a proporcionarle pagos periódicos. Sin embargo, no ha recuperado nada nueve años después de compadecerse de la cuidadora.

La trabajadora recibió de la supuesta estafada importes de 100 a 4.000 euros en efectivo que prometió reintegrar las cantidades cuando se deshiciera de dos pisos en Ceuta. La anciana llegó a abonarle viajes a la ciudad autónoma para supuestas gestiones con las que vender las viviendas. También le confió 1.500 euros cuando le contó que tenía que costear la operación de un hermano enfermo.

“Las evasivas de la cuidadora a devolver los préstamos llevaron a desconfiar a la mujer, quien reveló las sospechas a su marido, desconocedor del trato con la cuidadora. El hombre descubrió en el banco que los 86.000 euros que depositó con su esposa en dos cuentas corrientes se habían esfumado”, se relata.

La defensa de los estafados, que presentó denuncia por estos hechos, se plantea  según informa este medio, reclamar contra el Ayuntamiento de Parets como responsable civil porque el equipamiento donde se produjo la estafa es de titularidad local.