Las cámaras se colocan en las entradas de Els Gorcs, Mil Pins y Can Suquet

La localidad de Sant Quirze de Vallès se convertirá, a finales de febrero, en el primer municipio catalán en instalar, de forma global, cámaras de videovigilancia que detectan vehículos robados y de interés policial.


Se trata de un proyecto tecnológico compuesto por diversos aparatos que se situarán en los principales accesos a la localidad, tanto del núcleo urbano como de urbanizaciones como Les Fonts, y de los polígonos industriales de Can Casablanques, Can Feu, Con Torres-Can Llobet y Can Canals, según ha informado el consistorio en un comunicado.
Además de las cámaras, estará complementado por un sistema de telecomunicaciones para que todo esté conectado en red y, de esta manera, se pueda producir una actuación inmediata del cuerpo policial.

La medida, además de perseguir una mayor seguridad dentro del municipio y en las zonas industriales, también debe servir para hacer un seguimiento en tiempo real de las entradas y salidas de vehículos, y de su tipología, de la población vallesana, además de permitir la elaboración de un mapa de calor.

La instalación de esta tecnología cuenta con un presupuesto de 262.356,62 euros y, en el caso concreto de los polígonos, forma parte del proyecto ‘SQV. Polígonos activos 2018-2020’, subvencionado por la Diputación de Barcelona.