La dirección de Prysmian Group y los comités de empresa de General Cable de Manlleu y de Montcada i Reixac han llegado a un principio de acuerdo para el cierre de las dos plantas en Manlleu y Montcada i Reixac.

Este será efectivo el 31 de diciembre de 2021, en el primero de los casos; y el 31 de diciembre de 2020, en el caso de Moncada. En cuanto a las indemnizaciones, se ha acordado que los empleados perciban 50 días por año trabajado, con un máximo de 42 mensualidades, más una cantidad lineal de 13.500 euros para toda la plantilla. Además, el acuerdo prevé la recolocación de 138 personas – el ERE afecta a unas 500- en las plantas que Prysmian tiene en Abrera, Santa Perpètua de Mogoda y Vilanova y la Geltrú. Otro de los puntos que se ha acordado es un plan de prejubilaciones para las personas que tienen de 57 años, del que se beneficiarán 50 trabajadores y trabajadoras, con un complemento de hasta el 80% y el 90% del salario neto en función de la edad. Asimismo, se ha decidido abrir una mesa de reindustrialización con la participación de la empresa, los sindicatos y las administraciones públicas, con el objetivo de buscar inversores para garantizar la continuidad industrial de las plantas de Manlleu y de Montcada i Reixac. Desde CCOO consideran que, a pesar del ERE, el acuerdo alcanzado es «positivo», ya que permite «mitigar de manera importante el impacto negativo en el empleo, mediante la recolocación del 28% de la plantilla en otras empresas del grupo y un plan de prejubilaciones «. Recuerdan, además de que las indemnizaciones acordadas están «bastante por encima del mínimo legal», al tiempo que celebran la apertura de un proceso de reindustrialización