La automovilística Nissan ha planteado a los sindicatos de la planta de Barcelona la necesidad de llevar a cabo una reducción de la plantilla de entre 400 y 500 empleos en el marco de un plan de competitividad para relanzar la fábrica, inmersa en un largo período de baja producción.

Según han confirmado este viernes fuentes sindicales, la dirección de la multinacional quiere sentarse cuanto antes a negociar la manera de efectuar la reducción de la plantilla, que pasaría, en principio, por bajas incentivadas y prejubilaciones.

En los últimos meses, los comités de empresa de Nissan en las factorías barcelonesas de Zona Franca y en Montcada i Reixac se han reunido con las diferentes administraciones públicas para alertar de la baja producción y de la falta de un proyecto industrial, lo que compromete el empleo actual. Nissan emplea a unas 3.300 personas entre Zona Franca y Montcada, y cuenta con otros centros de producción en Ávila y Cantabria.

Fuentes de la compañía han señalado que el martes está previsto que viaje a Barcelona la plana mayor de la multinacional, entre ellos el responsable de fabricación de la alianza Renault-Nissan, José Vicente de los Mozos, junto con el consejero director general de Nissan Motor Ibérica, Genís Alonso.

La dirección quiere reunirse entonces con el comité de empresa para empezar a negociar un plan de competitividad, que no ha confirmado que conlleve la reducción de la plantilla de la que alertan los sindicatos.