Los representantes de las ciudades organizadoras. Foto: Toni Torrillas

Representantes de todas las ciudades que organizarán en diciembre de 2021 el Mundial de balonmano femenino (Granollers, Barcelona, ​​Badalona, ​​Castellón de la Plana, Tarragona y Lleida) se encontraron este sábado en Granollers para presenciar el partido de balonmano de División de Honor que ha enfrentado el KH7 Balonmano Granollers con el Canyamelar de Valencia y, después, para empezar a definir como trabajarán conjuntamente con la RFEB, lo que debe ser un gran evento deportivo.

Josep Mayoral, alcalde de Granollers indicó que este «es el momento de volcar el país hacia esta historia de éxito que debe ser el Mundial de balonmano femenino «. Dolores Sabater, alcaldesa de Badalona, ​​destacó que Granollers, con el balonmano, y Badalona, ​​con el baloncesto, tienen unos deportes muy arraigados que las caracterizan, y que articulan y cohesionan la ciudad y que espera que el Mundial sirva para estimular el deporte femenino.

Montserrat Parra, concejala de Deportes del Ayuntamiento de Lleida dijo que «este Mundial será muy importante para la ciudad y para el deporte leridano y hará que el balonmano pase a primera línea».

David Escudé, comisionado de Deportes del Ayuntamiento de Barcelona: «Ahora es el momento de empezar a trabajar juntos. Será un Mundial fabuloso»

Francisco Rubio, gerente del Patronato de Deportes de Castellón señaló que «en Castellón nos hace mucha ilusión acoger este Campeonato del Mundo porque será importante para dar un impulso al deporte femenino en la ciudad. En este sentido destacó que el Balonmano Castellón jugará de nuevo la Liga de ascenso a la División de Honor.

Finalmente, Ramon Cuadrat, gerente del Patronato de Deportes de Tarragona comentó que el Mundial permitirá que el legado de los Juegos del Mediterráneo de 2018 continúe ya que Tarragona está construyendo un pabellón para 5.000 espectadores para estos Juegos del Mediterráneo que también acogerá el mundial de 2021.

Jaume Fort, presidente de la Federación Catalana de Balonmano, dijo que uno de los objetivos que tiene como nuevo presidente es potenciar el balonmano femenino incrementando las licencias de practicantes y la calidad.

El partido, que finalmente acabó con derrota granollerense (19-22), contó también con la presencia en el palco del Palau de la presidenta del Parlamento de Cataluña, Carme Forcadell.