La cadena de bricolaje Brico Depot pone en venta sus tiendas en España, entre ellas la de Parets

noviembre 21 21:01 2018 Print This Article

La tienda situada junto a la C-17

El grupo británico Kingfisher, presente en el mercado español a través de la cadena de tiendas de bricolaje Brico Depôt, ha anunciado que abandonará la Península Ibérica, donde cuenta con 31 establecimientos entre ellos uno de Parets del Vallès, para concentrarse en aquellos países donde cuenta con una cuota de mercado significativa. En el caso de la tienda vallesana, la plantilla asciende a cincuenta trabajadores. El anuncio del grupo abre un período de incertidumbre sobre el futuro de las tiendas. Fuentes sindicales han señalado que el grupo británico les habría comunicado que abre un proceso de venta de sus tiendas en la Península Ibérica. Esto podría implicar que éstas fueran compradas por otro operador del sector.

La tienda que la cadena inauguró en Parets, en octubre del año 2008, fue la primera del grupo en Cataluña. El  establecimiento, con una superficie comercial de venta de 6.360 metros cuadrados totales, está destinado a la atención de profesionales y particulares de la construcción y el bricolaje.

Se da la circunstancia que el anuncio de este grupo se ha producido apenas una semana después de que otra gran superficie del sector de la construcción y el bricolaje, Leroy Merlin haya abierto sus puertas en el polígono Can Montcau de Lliçà d’Amunt, apenas a dos quilómetros siguiendo la C-17, del Polígono de Parets del Vallès donde está ubicado Brico Depot.

Según los datos de la compañía, presente en el mercado español desde 2003, Brico Depôt Iberia cuenta con 31 tiendas abiertas en España y Portugal, de las que 27 corresponden a España, y con un total de más de 1.700 trabajadores.

En su último ejercicio fiscal, Brico Depôt España logró un beneficio operativo de 2 millones de libras esterlinas (2,2 millones de euros), mientras que el negocio portugués registró pérdidas de explotación por importe de 2 millones de libras (2,2 millones de euros).

En el tercer trimestre de su año fiscal, las ventas de Kingfisher sumaron 3.048 millones de libras (3.426 millones de euros), un 0,2% más que un año antes, aunque en términos comparables disminuyeron un 1,3%. El negocio de la compañía en la Península Ibérica mejoró un 0,9% entre agosto y octubre, hasta 87 millones de libras (98 millones de euros).

  Article "tagged" as:
  Categories: