La compañía de placas e instalaciones solares SolarProfit, de Llinars del Vallès tiene intención de ejecutar un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que afectaría al 90 % de su plantilla, unas 400 personas. El ERE se justificaría por el empeoramiento de la demanda residencial de autoconsumo lo que le ha ocasionado unas pérdidas de 33 millones de euros.

Se da la circunstancia que la empresa de Llinars ya realizó en septiembre un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que afecto el 30 % de la plantilla.

En una comunicación este jueves al BME Growth, mercado para empresas en expansión en el que cotiza, ha señalado que la ejecución del nuevo ERE está previsto que se haga a la mayor brevedad posible y ha anunciado que modificará también la propuesta de reestructuración de la deuda realizada por la banca para adaptarla a la realidad presente.

SolarProfit ha señalado que desde que el pasado 4 de septiembre comunicó al mercado el ERE anterior la demanda residencial de paneles e instalaciones solares se ha ralentizado aún mas, y también se ha visto afectada la demanda industrial debido a la evolución a la baja de los precios de la energía.

La compañía ha explicado que los menores ingresos obtenidos han hecho que la batería de acciones y ajustes que pusieron en marcha en 2023 hayan sido insuficientes «para reposicionar el negocio por encima del punto muerto», y ha seguido acumulando pérdidas.

La cifra de negocio de SolarProfit en el ejercicio de 2023 fue de 66 millones de euros y el resultado bruto de explotación (ebitda) de -33 millones de euros, y aunque aún no dispone de cifras contables provisionales del primer trimestre de 2024, SolarProfit dice que la dinámica del negocio ha ido empeorando.

La acumulación de pérdidas ha provocado que el patrimonio neto consolidado de la sociedad sea negativo y para garantizar su continuidad sus responsables consideran que hay que variabilizar (convertir en variables determinados gastos fijos) totalmente la estructura de montaje de instalaciones con proveedores terceros y reducir al mínimo los gastos de personal.

Para ello, SolarProfit dice que «será imprescindible» ejecutar un nuevo ERE, que afectaría al 90 % de la plantilla y que se ejecutaría a la mayor brevedad posible.

SolarProfit es una compañía especializada en energía solar fotovoltaica y autoconsumo residencial e industrial, y fue fundada por Oscar Gómez y Roger Fernández en 2007.

Según figura en la información en su página en el BME Growth, tiene su sede principal en Llinars del Vallès y cuenta en la actualidad con más de 650 empleados.

Asimismo, considera que hay que modificar la propuesta de restructuración de la deuda realizada por la banca y adaptarla a la realidad presente, pues en la práctica no permitiría la entrada de nuevos fondos para recapitalizar la sociedad.

Según la compañía, la situación genera elevadas tensiones de liquidez que afectan seriamente al cumplimiento de los plazos de pago, razón por la que a finales de marzo comunicó la apertura de negociaciones con los acreedores para alcanzar un plan de reestructuración.

Además, SolarProfit ha señalado que, a la vista de la situación, ha dejado sin efecto las previsiones operativas que anunció para el cierre de 2024.