Una granizada intenso colapsó la AP-7 en Sant Celoni este sábado hasta bien entrada la noche con miles de conductores atrapados. La autopista quedó cortada entre Cardedeu y Sant Celoni durante casi seis horas.

El problema comenzó poco antes de las cinco de la tarde cuando el granizo cayó con fuerza sobre todo alrededor de Sant Celoni. Una precipitación intensa y muy de golpe que cogió por sorpresa a muchos conductores. A los pocos minutos un accidente en este punto de la AP-7 obligó a cortar la vía, lo que bloqueó a muchos usuarios entre Cardedeu y Sant Celoni.

Los Mossos cortaron entonces la AP-7 en ambos sentidos por el granizo. La acumulación de hielo no hacía viable circular por ella sin neumáticos preparados.

Entonces se formaron colas de hasta diez kilómetros que dejaron atrapados a miles de vehículos: desde las seis de la tarde y hasta las once y media de la noche.

El director del Servicio Catalán de Tráfico (SCT), Ramon Lamiel, ha justificado el corte durante horas de la AP-7 y la C-25 a raíz de la fuerte granizada para garantizar la seguridad vial. «Actuamos de forma conservadora para evitar un accidente múltiple», ha señalado Lamiel este domingo en declaraciones a Catalunya Ràdio.

El director del SCT ha recordado que un granizo similar en febrero de 2022 en la C-32 en el Maresme provocó un choque de una treintena de vehículos con un balance de 16 heridos, cuatro de gravedad. «Ahora no debemos lamentar esta situación», ha añadido Lamiel, que sí ha reconocido que se podría haber mejorado la información y desviar antes el tráfico de vehículos de la AP-7 -en sentido norte- por la C-60 y la C-32.