El Obispo de Terrasa Mn. Salvador Cristau Coll participó este viernes 2 febrero en el acto de despedida organizado por la Escola Nostra Senyora de Montserrat a las hermanas teatinas que dejan Parets del Vallès después de 77 años de presencia en el ámbito educativo.

La dirección del colegio organizó a un acto de agradecimiento a las hermanas Teatinas por «la labor pastoral y educativa que han realizado en el colegio y en toda la localidad de Parets desde 1944, hace ya más de 77 años».

Recientemente las superioras de la Congregación informaron a la dirección de la Escola Nostra Senyora de Montserrat que habían decidido trasladar a las tres religiosas que actualmente residen en Parets a otro convento, lejos del pueblo, por motivos de edad y salud. Las hermanas partirán a principios de febrero, cerrando el convento. La dirección de la escuela dio la noticia hace unos días a las familias explicando que es «una noticia que nos entristece a todos los que formamos parte de esta gran familia de Nostra Senyora de Montserrat».

La dirección del colegio organizó un acto de agradecimiento, mediante una Misa de Acción de Gracias a Dios y a las Teatinas.

La superiora general de las Teatinas, por su parte, ha hecho pública una carta a las familias de Parets donde agradece el apoyo a la comunidad a lo largo de estas siete décadas de presencia en Parets.

LA CARTA DE AGRADECIMIENTO A PARETS

Queridas familias:

Para mí es un honor poder dirigirme a ustedes. Soy Ma de los Angeles Vicente Marí, Superiora General de las Religiosas Teatinas de la Inmaculada Concepción.

Y digo que es un honor porque son padres de alumnos y exalumnos que en su día depositaron su confianza en nosotras para formar a sus hijos humana y cristianamente y que hoy siguen confiando en que el espíritu teatino de “Madre Ursula” llevado por tantas hermanas y por tantas generaciones durante más de 70 años pueda seguir vivo a través de la Fundació Albada, que forma parte de la Red Arenales. No dudo de que así será porque el deseo y el empeño existen por ambas partes desde hace varios años. Son tantas las generaciones que las hermanas han visto crecer y acompañado en su formación que una buena parte de la historia de la Congregación siempre estará ligada a esta localidad de Parets del Vallés. Con cada hermana que he hablado y ha ejercido su labor en el colegio y en el pueblo solo he recibido de ellas palabras de cariño, de recuerdo agradecido, de ser queridas por padres y alumnos, de haber sentido no solo el colegio, sino todo el pueblo, como una gran casa donde había ayuda mutua y hoy sigue habiendo, muy recientemente yo misma lo he experimentado. Muchas gracias por este talante tan humano y generoso.

Si quiero pedirles su colaboración, que en los niños el espíritu cristiano siga siendo ese impulso que Dios pone en nuestro corazón para crecer en el amor, en la generosidad, en la lealtad, en la justicia, en fin, a vivir en la verdad. Ustedes padres son el motor principal.

Como no nombrar a la familia Serra Pou, gracias a ella, a su generosidad, iniciamos aquí la andadura apostólica. Familia de la cual cuatro de sus hijas entraron con el tiempo a formar parte de nuestra Congregación, motivo para dar gracias a Dios por su bondad para con nosotras. Que el Señor les siga bendiciendo.

Con corazón agradecido a todos dejaremos dentro de poco nuestra casa, pero no es un adios definitivo, tenemos intención de seguir viniendo y colaborando en ciertos momentos con el colegio, sin perder la esperanza que, un día, podamos de nuevo estar de forma más estable. Para nosotras sería un gozo vivir ese día.

En nuestra oración les tendremos muy presentes a todos ustedes. Parets del Vallés y Teatinas son familia. Que Dios les bendiga.

Sor Ma Ángeles Vicente – Superiora General.