El sindicato UGT de Catalunya ha presentado una impugnación contra la reciente decisión del gobierno municipal de Sant Antoni de Vilamajor de aumentar significativamente los sueldos del alcalde y los concejales en una sesión plenaria celebrada el 6 de julio de 2023. La organización sindical considera que esta subida salarial es desproporcionada y contraproducente para la situación financiera del ayuntamiento.

De acuerdo con el comunicado de UGT, el alcalde experimentó un incremento salarial del 40%, lo que equivale a un aumento de 14.000 euros en su sueldo. Asimismo, se establecieron aumentos salariales de casi un 100% para los otros 6 concejales del equipo de gobierno, totalizando aproximadamente 150.000 euros más en gastos públicos destinados a los sueldos del gobierno municipal.

UGT también denunció que, a principios de año, el equipo de gobierno redujo los salarios de las trabajadoras municipales de limpieza de los edificios públicos en un 30% a través de una empresa municipal, evitando así cumplir con los salarios estipulados en el convenio colectivo del ayuntamiento. Este ajuste salarial lleva a una situación en la que una empleada pública de limpieza que trabaja 8 horas al día percibe un sueldo menor que una de las concejalas del equipo de gobierno que trabaja solo media jornada.

Además, el alcalde no ha cumplido un acuerdo firmado en enero de 2020 con el comité y sindicatos para aplicar una valoración de puestos de trabajo de los empleados públicos del consistorio, lo que ha generado malestar entre los empleados y ha perjudicado su situación laboral.

El comunicado señala que todos los grupos municipales de la oposición se opusieron al aumento salarial propuesto. Durante el pleno en el que se aprobó esta medida, los trabajadores municipales también expresaron su rechazo a esta situación abusiva y a los incumplimientos laborales por parte del equipo de gobierno.

UGT presentó un recurso de reposición el pasado 20 de agosto contra esta subida de sueldos, alegando que perjudica gravemente la situación financiera del ayuntamiento y vulnera el «Código Ético y de Conducta para el buen gobierno del Ayuntamiento de Sant Antoni de Vilamajor», aprobado por el mismo equipo de gobierno el año anterior.

Según las cuentas municipales oficiales, el presupuesto del año 2022 cerró con un superávit entre ingresos y gastos corrientes de 96.000 euros. UGT considera sorprendente que el equipo de gobierno aumente los gastos corrientes en casi 150.000 euros anuales con esta subida desproporcionada de los salarios de los concejales del gobierno municipal, dejando al ayuntamiento y a los vecinos en una difícil situación financiera.

UGT de Catalunya ha anunciado que pedirá la dimisión de todo el equipo de gobierno debido a los reiterados incumplimientos laborales con los trabajadores públicos y a este abuso de poder que consideran inadmisible. La organización sindical reitera su compromiso con la defensa de los derechos laborales de los empleados públicos y la transparencia en la gestión de los recursos públicos.