El Ayuntamiento de Barberà del Vallès ha anunciado que ha tomado diversas medidas para abordar los comportamientos incívicos que han generado quejas y molestias entre las personas usuarias de las piscinas municipales. A partir de ahora, y hasta el cierre de las piscinas de verano de la IEM Can Llobet, el 11 de septiembre, anuncia el gobierno local, se reforzará el personal con otras 4 personas que velarán por el buen uso de las instalaciones y fomentarán comportamientos más civilizados para favorecer la convivencia y respeto.

Por otra parte, durante los próximos días se llevará a cabo un operativo policial en la IEM Can Llobet, durante el cual una patrulla de 2 agentes controlará de forma fija el funcionamiento de las piscinas y actuará en caso de detectar conductas que alteren el orden, la convivencia y la seguridad de la ciudadanía.

«El consistorio tiene el firme compromiso de hacer frente al incivismo en todos los espacios de la ciudad y por ese motivo, también trabajará en la actualización de la normativa de uso de las instalaciones con el objetivo de incluir normas de funcionamiento que permitan aplicar sanciones a conductas incívicas», explican en un comunicado.

El grupo de gobierno del Ayuntamiento de Barberà del Vallès lamenta los incidentes producidos «que alteran la normal convivencia de los espacios de la ciudad» y espera que las medidas adoptadas pongan fin al incivismo y fomenten el respeto hacia la ciudadanía y el personal del servicio y buen uso de las instalaciones.