La entidad animalista FAADA ha anunciado que se personará como acusación popular en el juicio contra una mujer de Montcada i Reixac que supuestamente dejó morir a sus siete animales encerrados en un piso de la localidad.

Según esta organización, durante dos meses, dos perros y cinco gatos se quedaron sin ningún tipo de atención ni persona a su cargo. Los animales tuvieron que recurrir al canibalismo ante la desesperación por la falta de alimento.

En el mes de marzo, una socia de la Fundación FAADA contactó a la entidad para alertar sobre una preocupante situación en Montcada i Reixac, donde una persona supuestamente había dejado encerrados en su piso a sus animales durante más de dos meses, sin proporcionarles comida ni agua. Ante esta denuncia, FAADA activó de inmediato una investigación para verificar los hechos.

Según testimonios recogidos, la persona investigada habría adoptado dos perros, Hada y Rayo, así como cinco gatos. Sin embargo, a principios de enero abandonó el domicilio, afirmando a una vecina que había entregado los animales a un refugio.

El 27 de febrero, la supuesta expareja de la investigada se acercó al edificio y notó que algo extraño estaba sucediendo. Comentó su preocupación a una vecina, quien a su vez alertó a la Policía Local de Montcada i Reixac y a los Mossos d’Esquadra, manifestando que se estaba cometiendo presuntamente un grave delito de maltrato animal y que la vida de dos perros y cinco gatos estaba en serio peligro.

La Policía Local de Montcada se puso en contacto con la propietaria, exigiéndole que se presentara en el lugar para acceder a la vivienda. A pesar de la negativa inicial por parte de la mujer, los agentes insistieron con el objetivo de rescatar a los animales que aún pudieran estar con vida, logrando finalmente que acudiera al piso.

Cuando los agentes ingresaron al interior del inmueble, se encontraron con una escena desoladora. El piso estaba lleno de excrementos y suciedad, sin luz eléctrica y con escasa iluminación natural en ninguna de las habitaciones. Durante la inspección, se hallaron dos perros sin vida en avanzado estado de descomposición, así como los restos de dos gatos que probablemente habían sido devorados por los perros debido a la falta de alimento durante un período prolongado. Además, se encontró un tercer gato fallecido en otra de las habitaciones. No se encontraron rastros de los demás animales.

Los vecinos aseguraron que no habían visto a la propietaria ni a nadie a cargo de los animales durante meses, y también señalaron un fuerte olor a descomposición proveniente del piso. Actualmente, el Juzgado de Instrucción se encuentra investigando a la mujer por un supuesto delito de maltrato de animales domésticos agravado por la muerte de estos.

En respuesta a este caso, FAADA ha actuado como acusación popular en el proceso, aseguran desde la entidad, «con el objetivo de asegurar que se haga justicia por estos animales que han sufrido una muerte tan cruel». Además, la fundación ha solicitado que se prive de manera cautelar a la investigada del derecho a la tenencia de animales, así como la retirada de aquellos que pueda tener actualmente bajo su cuidado o propiedad.