Las obras de reforma y ampliación del complejo de las piscinas municipales se reanudan en la segunda quincena del mes de junio, y permitirá finalizar la rehabilitación del edificio que, construido en 1972, alberga las dos primeras piscinas cubiertas de Granollers, según ha informado el Ayuntamiento de Granollers.

La actuación prevé el derribo parcial del edificio, para construir dos vasos de piscinas de mayor capacidad y con nuevas instalaciones de filtrado, tratamiento de agua, electricidad y climatización. El edificio también se ampliará hasta cerca de la acera de la calle Camp de les Moreres, para mejorar su funcionalidad y disponer de más espacio alrededor de las piscinas para poder realizar actividades complementarias.

«Las fachadas y cubiertas se sustituirán por mejorar la eficiencia energética del edificio así como por dotar la instalación de una nueva fisonomía, más integrada en el entorno urbano inmediato. Y se mejorará la accesibilidad del equipamiento, con la instalación de un ascensor y nuevos accesos que permitirán diferenciar la circulación de las personas según lleven calzado de calle o piscina. Asimismo, la conexión con este nuevo edificio permitirá mejorar la accesibilidad al resto de espacios del complejo deportivo», explican desde el Ayuntamiento de Granollers.

Los trabajos se reanudan un año después de que quedaran parados y será la empresa Contratas Vilor, SL, que continuará con la remodelación del equipamiento, después de que se resolviera la licitación el pasado mes de mayo.

Se prevé un tiempo de ejecución de dieciséis meses y un presupuesto de cerca de 6 millones de euros. La reanudación de las obras ha requerido la actualización de precios y la redacción de un nuevo proyecto.