Fachada de la prisión de jóvenes

El sindicato CSIF ha emitido un comunicado denunciando una violenta agresión perpetrada por un interno de la prisión de Jóvenes de Quatre Camins, en la Roca del Vallès, que ha resultado en dos funcionarios heridos y atendidos en una mutua de accidentes. Los empleados sufrieron lesiones y fracturas como resultado de la brutal violencia ejercida por un recluso inadaptado.

Los hechos tuvieron lugar el lunes 1 de mayo, alrededor de las 11 de la mañana, cuando uno de los internos del Departamento Especial de Régimen Cerrado (DERT) desobedeció las órdenes de un funcionario encargado de vigilar la zona que alberga a presos castigados o muy violentos.

Según eltaquigrafo.com, el reo se volvió agresivo cuando un funcionario le pidió que limpiara su celda y que participara de manera más activa. Como respuesta, el interno empezó a insultar al trabajador, quien le ordenó que regresara a su celda. Acto seguido, se abalanzó sobre el funcionario y comenzó a golpearlo con una serie de puñetazos y patadas.

La violencia del ataque obligó a otro trabajador a intervenir, resultando también herido durante el forcejeo con el interno. Finalmente, lograron reducirlo, pero los dos funcionarios tuvieron que recibir atención médica en una mutua de lesiones: uno de ellos acabó con el labio partido, mientras que el otro sufrió varias fracturas en una mano.

Este es el segundo episodio violento en menos de dos semanas, ya que el 22 de abril otro interno de la prisión de jóvenes amenazó a un funcionario, lo tiró al suelo y le golpeó repetidamente en la cara. En este caso, el recluso fue finalmente inmovilizado en una celda del DERT. Sin embargo, el CSIF lamenta que, dado su informe psiquiátrico, su sanción durará pocos días y pronto volverá al mismo módulo donde ya ha protagonizado varias agresiones. De hecho, según el sindicato, existe un protocolo especial para este interno que especifica que «ningún profesional puede estar a solas con él».