Mossos d’Esquadra de la División de Investigación Criminal (DIC) han detenido a un hombre de 52 años como presunto autor de la simulación de su propio secuestro. El arrestado había hecho creer que estaba privado de libertad y que sus supuestos raptores pedían 2.500 euros como condición para liberarle.

Los hechos se remontan por la tarde del 20 de marzo cuando la madre del detenido recibió una serie de mensajes en su móvil donde le alertaban de que su hijo estaba secuestrado y exigían el pago de 2.500 euros. De no satisfacer el pago los secuestradores amenazaban con que la consecuencia inmediata era que le provocarían lesiones. Preocupada por los mensajes que había recibido horas más tarde, la madre se dirigió a la comisaría de Sant Cugat del Vallès para presentar la correspondiente denuncia.

La Unidad Central de Secuestros y Extorsiones de la DIC se hizo cargo del caso después de las pesquisas iniciales que habían llevado a cabo agentes de investigación de la comisaría de Rubí. Desde un primer momento se dio toda la credibilidad al secuestro y se activaron los recursos habituales en estos casos con el objetivo de localizar y liberar a la persona supuestamente secuestrada.

En el transcurso de las pesquisas policiales el 21 de marzo por la tarde los investigadores tuvieron acceso a una información según la cual esta persona estaba en el centro de Sabadell y que se le había visto mientras caminaba por la calle.

Una vez que los agentes contrastaron que se trataba de la misma persona y que no tenía ninguna privación de libertad, se acercaron para identificarlo y para contrastar si el hecho denunciado se había llegado a producir en algún momento. Ante la incapacidad para sostener un relato que las evidencias desmentían reconoció a los agentes que se había inventado el secuestro y que él mismo había enviado los mensajes a su madre para extorsionarla con el fin de conseguir dinero para afrontar unas deudas personales que había contraído.

Los agentes le detuvieron por la presunta simulación del secuestro y por un delito de amenazas condicionadas con ánimo de lucro hacia la denunciante, a la que el arrestado había impuesto el pago del rescate mediante las amenazas hacia su propia vida.

El detenido quedó en libertad con cargos después de pasar a disposición judicial.