Los campos donde se proyecta la instalación. Foto: Ajt. de Sant Antoni

El municipio de Sant Antoni de Vilamajor planea el primer campo agrovoltaico de promoción municipal de la provincia con el apoyo de la Diputació de Barcelona. La instalación de energía verde producirá el equivalente al 30% del consumo eléctrico doméstico del municipio y permitirá reducir sus emisiones de CO2 en más de 1.700 toneladas al año.

El Ayuntamiento de Sant Antoni de Vilamajor proyecta un campo fotovoltaico en un terreno de uso agrícola de 91.500 metros cuadrados. Su objetivo es compatibilizar las producciones de energía renovable y agrícola en una misma superficie.

La instalación, de una potencia de 2.380 kWp, generará más de 3,5 millones de kilovatios al año, que se inyectarán en la red eléctrica. Esta producción de energía verde equivale al 30% del consumo eléctrico doméstico del municipio vallesano. La previsión es reducir 1.719 toneladas de emisiones de CO2 anuales a la atmósfera.

El proyecto tiene un coste de cerca de 3 millones de euros, de los que 1,5 son aportados por el programa Renovables 2030 de la Diputació de Barcelona.