El CBD o, también conocido como, cannabidiol, es uno de los compuestos activos más importantes que se encuentran en la planta de cannabis. A diferencia de lo que sucede con el THC (tetrahidrocannabinol), el otro compuesto activo más conocido de la planta de cannabis, el CBD no es psicoactivo, por lo que su uso no genera el subidón relacionado al cannabis. Dicho esto, el CBD actualmente puede conseguirse en distintas formas y formatos, un ejemplo de ello es el shatter CBD en España, el cual no es más que un tipo de BHO traslúcido, de color ámbar o dorado, con una textura rígida, muy parecida a la del caramelo. Algo muy positivo del CBD, es que ya ha sido, y sigue siendo, objetivo de muchas investigaciones y estudios y, por su parte, la OMS ya ha dado su punto de vista respecto a esta sustancia. A continuación, conoceremos más sobre este tema.

¿Qué es el cannabidiol (CBD)?

El cannabidiol es el segundo compuesto más frecuente y conocido hasta la fecha de la marihuana, por debajo del delta-9- tetrahidrocannabinol. El cannabis, posee más de 400 sustancias activas diferentes y el CBD y el THC son tan solo dos de sus 60 moléculas cannabinoides diferentes. Es importante mencionar que, a diferencia de lo que sucede con el THC, el CBD no se trata de un compuesto intoxicante, gracias a que no es psicoactivo. Además de esto, genera varios efectos farmacológicos muy beneficiosos para nuestro cuerpo. Incluso, posee actividades antiinflamatorias y analgésicas mediadas por la inhibición de la lipoxigenasa y la ciclooxigenasa. En los años más recientes, muchas investigaciones han demostrado que los distintos niveles de CBD también pueden generar un fuerte impacto positivo en la salud de los seres humanos. El CBD puede actuar, eficazmente, como un agente protector contra algunos de los efectos psicológicos negativos causados por el THC. De la misma forma que puede antagonizar todos los efectos adversos vinculados con el compuesto anteriormente mencionado.

Tipos de Cannabidiol

El cannabidiol está disponible en diversas formas y actualmente puede encontrarse en una gran variedad de productos. En este sentido, los tres tipos esenciales son los que mencionaremos a continuación:

  • De amplio espectro. Este tipo de CBD contiene otros compuestos adicionales que también podemos encontrarlos en la planta de cannabis, pero no contiene THC.
  • Espectro completo. Esto significa que el producto de CBD también contiene compuestos que se consiguen en la planta de cannabis, incluidas ciertas cantidades variables de THC.
  • Aislado. Este tipo de producto en específico contiene solamente cannabidiol, es decir, no contiene otros compuestos de cannabis.

Los productos que pueden contener cannabidiol incluyen: aerosoles, cápsulas, aceites, lociones, bebidas y dulces. Dependiendo del producto, podemos aplicarlo o administrarlo vía oral, comestible, tópica o inhalada.

¿Qué dice la OMS sobre el CBD?

En el año 2017, exactamente durante el mes de noviembre, el Comité de Expertos en Farmacodependencia de la Organización Mundial de la Salud, por sus siglas, OMS, tomó la decisión y expresó que el CBD «no parece tener potencial de abuso ni causar daño». En estudios realizados con animales y en humanos controlados, no se ha evidenciado la dependencia física del cannabidiol. Por mencionar un ejemplo, con ratones, no se lograron encontrar ningún efecto de tolerancia o abstinencia. Del mismo modo, no parecer generar efectos de estímulo, fisiológicos, intoxicación o psicóticos. En contraste con la liberación de dopamina en las células del cuerpo que suele suceder con la mayoría de las drogas de abuso, durante las pruebas con animales, el CBD no mostró tal liberación. Por otro lado, el uso de THC se ha vinculado con el aumento de la frecuencia cardíaca y la ansiedad, pero todos estos síntomas no se han encontrado en voluntarios en los ensayos realizados de CBD.

¿Las propiedades terapéuticas del CBD son verdaderas?

Hasta la fecha podemos encontrar diferentes artículos en donde se asegura que el cannabidiol podría servir como un medicamento para combatir una gran cantidad de dolencias, y lo cierto es que realmente podría serlo. Sin embargo, también podría no serlo porque no se han llevado a cabo las suficientes pruebas científicas como para probar su eficacia. Tengamos en cuenta que, actualmente, aún siguen existiendo estudios y análisis enfocados en el CBD que se están desarrollando; esperemos tener buenos resultados en un futuro cercano. Por otra parte, la escala de eficacia de la Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales posiciona al cannabidiol en el tercer escalón de eficacia. En este sentido, la OMS recomienda tener precaución y, aunque dicha organización reconoce que el CBD puede posee algún valor terapéutico en cierto tipo de enfermedades, recordemos que es necesario tener a la mano más evidencia científico que lo certifique.

Respecto a sus beneficios para el tratamiento para afecciones específicas, como la enfermedad de Crohn, el síndrome de abstinencia, la diabetes, entre otros, aún no se han realizado suficientes investigaciones como para obtener resultados totalmente concluyentes. No obstante, sí está comprobado que el CBD sirve para paliar, por ejemplo, el dolor crónico, el insomnio, el estrés, las náuseas, entre muchos más. Dicho esto, si estás interesado en obtener cualquier tipo de producto de CBD de una forma fácil, rápida, segura y completamente legal, te recomendamos ingresar a la página web de Justbob ¡No hay mejor sitio para hacerlo!