Hace unos pocos días Cardedeu ponía en marcha su equipamiento estrella: la Textil Rase. El equipamiento municipal, sin embargo, ya que está causando molestias a los habitantes de los alrededores.

Según denuncian los vecinos, la instalación de tres bombas de calor para climatizar el equipamiento no fue comprobada técnicamente antes de su inauguración y ahora los vecinos están sufriendo las consecuencias. La mala instalación de las máquinas causa un ruido insoportable para las personas que habitan en los pisos cercanos.Y eso a pesar de que la ordenanza municipal reguladora de los ruidos y las vibraciones prohíbe este tipo de situaciones.

Los vecinos han trasladado sus quejas y preguntas directamente al alcalde de Cardedeu, preguntándole sobre la posibilidad de trasladar las actividades de la Textil Rase a otro equipamiento municipal, la realización de pruebas sonométricas para determinar el grado de contaminación acústica y también pidiéndole la consulta y consenso con la ciudadanía sobre las medidas a adoptar para solucionar el problema y la adopción de medidas técnicas provisionales.

Sin embargo, la respuesta del alcalde ha sido despectiva y menospreciativa, al calificar las demandas de los vecinos como «literatura». Esta actitud, afirman los vecinos en un comunicado, resulta inaceptable y va en contra de los valores democráticos y participativos que promueve el Ayuntamiento de Cardedeu.

Los vecinos afectados piensan que es importante que el gobierno municipal tome medidas concretas para solucionar el problema de los ruidos en la Textil Rase y garantizar el derecho al descanso y la salud. Los vecinos, además, creen que merecen ser escuchados y tener una respuesta eficaz ante sus reclamaciones.