Foto de ThisIsEngineering

Permanecer muchas horas sentado frente al ordenador causa diferentes dolencias, especialmente cuando no se le da importancia a los accesorios ergonómicos necesarios para tener jornadas de trabajo más agradables.

Por otro lado, las jornadas de trabajo extensas y sin descanso frente a pantallas iluminadas, o usando de manera constante dispositivos móviles que emiten luz azul, acaba por dañar la vista y causar el síndrome visual informático.

De acuerdo con los últimos estudios sobre salud ocular, en España tres de cada cuatro personas sufren de algún problema visual.

Sin embargo, individualmente se pueden aplicar pequeños cambios para evitar las dolencias físicas propias del estilo de vida sedentario de la sociedad actual. Las sillas y mesas elevables, los reposapiés, las lentillas, y todo accesorio ergonómico que contribuya con el bienestar corporal debería ser aprovechado diariamente.

Lentillas y lentes ocupacionales

Estos son útiles para minimizar la fatiga y las molestias visuales durante la jornada completa. Además, evitan mareos, cansancio visual, dolores de cabeza, entre otras dolencias con un filtro especial que bloquea la luz azul emitida por las pantallas del móvil y otros dispositivos inteligentes.

Las lentillas son apropiadas para corregir casi todos los defectos refractivos como miopía, astigmatismo, presbicia e hipermetropía. Gracias a estos beneficios su aceptación entre los españoles aumenta: los informes indican que más del 15 % de las personas en España —particularmente mujeres— escogen las lentillas por encima de las gafas.

Además del uso de las lentillas, se recomienda hacer descansos cada 20 minutos durante 20 segundos para apartar la vista de las pantallas y mantener una buena iluminación en el espacio de trabajo para evitar el cansancio visual.

Sillas ergonómicas

El uso de sillas muy rectas, con curvaturas poco naturales en el respaldo y con un soporte inadecuado jamás serán las piezas más ergonómicas para enfrentar las jornadas completas.

Las sillas ergonómicas deben sostener cada parte del cuerpo de manera confortable, cómoda y natural para evitar posibles dolencias corporales y que podrían ser perjudiciales a mediano o largo plazo.

El asiento debe tener el tamaño adecuado para evitar que la zona posterior de la rodilla roce con la orilla de este. Para evitarlo, estas sillas poseen diferentes zonas de ajuste, y este detalle específico puede ajustarse en la unión entre el asiento y el respaldo.

Esta silla también debe dejar reposar el cuello, la cabeza, los brazos, y su altura debe adaptarse para permitir el apoyo natural de los pies sobre el suelo —en especial si no se tiene un reposapiés al alcance—, esto para evitar separaciones bajo los pies que los hagan columpiar.

Cojín ergonómico

El cojín ergonómico para la zona lumbar se puede usar en cualquier momento, especialmente si el asiento no cuenta con un respaldo adecuado para brindar una posición ergonómica al cuerpo. Sin embargo, debido a las extensas jornadas laborales este cojín suele usarse en su mayoría en los espacios de oficina.

El uso de cojines ergonómicos nos da diversos beneficios: evitan que la zona de la cadera se resienta, alivian la presión sobre esta zona, evitan las posturas antinaturales al permanecer en reposo y previenen los problemas de la ciática.

Es importante escoger un cojín fabricado en un material transpirable para evitar altas temperaturas ocasionadas por el contacto y el roce constante, los modelos más adecuados son fabricados en espuma.

Reposapiés

El reposapiés permite que las piernas y los pies descansen en una posición cómoda, y contribuye con la adopción de una postura natural restando presión a la columna mientras se permanece sentado trabajando.

La función del reposapiés es evitar que las piernas permanezcan colgadas al sentarse. Por eso, su uso es ideal para personas de baja estatura que necesitan compensar el ajuste de su silla de trabajo o para quienes permanecen sentados en sillas de mayor altura.

Por esta razón, estos contribuyen con una mayor estabilidad corporal y mantienen el cuerpo con una postura más adecuada, lo que hace que la espalda, la zona lumbar y los pies mantengan una postura natural.

Soporte para el portátil

Al instalar un soporte bajo el portátil, la cabeza del usuario permanecerá en la posición adecuada sin tendencias a inclinarse hacia adelante o hacia atrás, la columna permanecerá en una postura neutral y se evitarán posibles dolencias y daños en la espalda.

Lo importante es situar el soporte de tal forma que la altura de la pantalla sea un poco más baja que los ojos y al mismo nivel del tórax. También es importante hacer pausas cortas cada hora para levantarse, caminar y hacer ejercicios de estiramiento para evitar molestias o dolencias corporales.