Leo en la prensa digital que Ramón Mora se presentará en las elecciones municipales. Y eso es, en mi opinión, una magnífica noticia para la ciudad. Por lo que veo se presenta por un partido de nuevo cuño, Valents.

En “Revista del Vallés” formamos un equipo incisivo (el equipo 3, aunque éramos dos) en el que, desde nuestras perspectivas juveniles, escribimos sólidos reportajes. Y, posteriormente, fuimos los redactores-jefes, él de deportes y yo, general. Coincidíamos en el amor a Granollers y en el amor al deporte y a los clubes locales. Nuestras discrepancias políticas las superábamos con un buen “fair play” y con la amistad que fuimos forjando y que permanece al cabo de algunas décadas sin ninguna fisura.

Decía que era una buena noticia para la actual Semproniana no por el hecho de que se trate de un amigo, sino porque reúne todas las cualidades que se espera tenga un buen alcalde de una ciudad como la nuestra. La primera premisa es que ame y conozca la ciudad. De eso no hay ninguna duda. La ha mamado desde bien temprana edad. Y la conoce como nadie. Su afición al periodismo no se limitaba nunca a conocer el qué, el quien, el cuándo, el cómo y el dónde de una noticia. Iba más allá a buscar el porqué y el paraqué……

Tiene la suficiente experiencia política –no en vano fue un concejal comprometido, con resultados buenos electorales y mejores en su gestión-, y sabemos que no tendrá problema en llegar a acuerdos con quien sea que beneficien a la ciudad, al mismo tiempo que no tolerará que se use el Ayuntamiento como altavoz de políticas sectarias (lo que hacen, a menudo, casi todos los partidos) ni para beneficio de particulares. Y sabe escuchar a la ciudadanía, pero no a los que más gritan, sino, precisamente, a los muchos que tienen la discreción por bandera.

Decíamos que ha sido periodista, deportista y político eficiente, pero su mejor tarjeta de visita es su curriculum profesional en el mundo de la empresa. Nunca ha medrado con la política. Al contrario, sabe muy bien lo que es ganarse la vida con su trabajo, con su esfuerzo, con su talento. No le ha temblado el pulso cuando ha tenido que tomar decisiones difíciles y comprometidas. Sabe gestionar. Y, desde luego, no participará en las mil y una tonterías infantiles o demagógicas de los que se creen que con sólo ideología se puede ya gobernar.

Harán bien los regidores en escucharle y los ciudadanos en exigir a los que salgan que se ejecuten los proyectos que proponga Mora. Empieza con el hándicap de presentarse por un partido prácticamente desconocido, pero cuenta con un valor que lo hará imprescindible incluso para los otros partidos: ama y conoce Granollers, sabe lo que necesita la ciudad y…. sobre todo escuchará a los granollerenses que le irán indicando el camino.

En los municipios conocemos a los candidatos, por eso, a menudo, no votamos a las siglas que, en general, más concuerdan con nuestras ideas, sino a las personas que consideramos que trabajarán mejor y con más libertad en beneficio de la ciudad.

Juan Viñallonga