Imagen virtual del interior del equipamiento

El Ayuntamiento de Ripollet ha adjudicado la redacción del proyecto ejecutivo de la futura Biblioteca Central al estudio Feu y Godoy Arquitectes SLP que presentó su propuesta bajo el lema ‘Parque y Ciudad’. La futura biblioteca se construirá en la parcela situada en la esquina entre la calle Sant Jaume y la calle Font de Can Mas y contará con una superficie de 1.890 m2 y un coste de 3.140.750 €.

El concurso ha constado de dos fases, en una primera se presentaron 21 estudios de arquitectos, de los cuales el jurado, formado por un representante de la Unidad de Arquitectura Bibliotecaria de la Diputación de Barcelona, el Colegio Oficial de Arquitectos de Cataluña, y técnicos municipales, eligió a 5 finalistas. En una segunda fase, se abrió un período para que los 5 estudios presentaran sus propuestas en base a los resultados del proceso participativo ‘Creixe:ment. La cultura, para seguir avanzando”, realizado en Ripollet durante el primer trimestre del año mediante la Cooperativa Raons Públiques SCCL.

El Jurado valoró las 5 propuestas siguiendo criterios de integración del edificio en el contexto y el espacio público; el aprovechamiento de las características del entorno para el uso y disfrute del espacio exterior; la calidad del diseño; la creación de espacios informales y distendidos para la lectura; la distribución de los espacios de forma fluida; las soluciones de eficiencia ambiental y energética; entre otros.

Así, el proyecto ganador plantea un volumen de dos plantas desde la calle de Sant Jaume y tres desde el Parc Carles Ferré. La diferencia de niveles permite la construcción escalonada de una planta semi sótano en una clara adaptación a la topografía existente. La nueva biblioteca se dispone en el extremo sur del solar, lo que permite delimitar una nueva plaza frente a Can Mas, que reconoce la masía histórica y crea un nuevo espacio exterior para usos sociales. Dentro del equipamiento, unas gradas conectan el parque con la ciudad haciendo un edificio transparente y comprensible, desde el exterior se pueden contemplar las actividades interiores, y desde el interior se puede contemplar el exterior.

En su interior la biblioteca alojará diferentes espacios como espacio infantil, espacio joven, espacio de formación, espacio de estudio y lectura, espacios de trabajo y descanso, almacenes, entre otros. El edificio se ha proyectado para conseguir una larga vida útil y un mantenimiento general mínimo. Además, se garantiza un buen confort ambiental y lumínico, que permite criterios de sostenibilidad y respeto al medio ambiente.

Actualmente, este proyecto se encuentra en fase de período de alegaciones, y una vez finalizado, a principios de enero, empezarán con la redacción del proyecto ejecutivo para su posterior aprobación definitiva.

Este proyecto forma parte del Programa de Acción Municipal y responde a la necesidad de poder seguir los parámetros que establece el Mapa de lectura pública de Cataluña, según el cual Ripollet debería contar como mínimo con una biblioteca de 1.970 m2, y la que tiene el municipio actualmente mide 1.130 m2.