Inspección de Trabajo ha multado con 7.500 euros a la panadería de la cadena Pa Artesà del Vallès, en Parets del Vallès, por una oferta de trabajo que consideran discriminatoria. Recientemente la panadería colgó dos carteles con ofertas de trabajo en los que pedían que «se necesita dependienta» y «se necesita o precisa maestro pastelero», seguido de un teléfono al que debían llamar las personas interesadas. En la denuncia de Inspección del Trabajo se les acusa de distinguir en función del sexo y que «el hecho de ser hombre o mujer es del todo irrelevante para el desarrollo de la tarea profesional indicada».

El negocio está indignado con esa sanción que considera «desproporcionada» y niegan la acusación de discriminación. En cuanto al primer anuncio, alegan que dependienta está relacionado con personas que sufren dependencia, mientras que el otro anuncio, explican que hace referencia al género neutro, y que tiene que ver con el oficio y no con el sexo. De hecho dicen que no tendrían ningún problema en contratar a «un maestro pastelero» mujer.