Silvia Torres, una vecina de Granollers, ha llevado al fondo inmobiliario Azora a juicio por denunciar las «cláusulas abusivas» que, a su juicio, contiene el contrato de alquiler del piso en el que vive.

En un procedimiento que ha arrancado este viernes en la Ciudad de la Justicia, la demandante reclama que se anulen las subidas a las que está obligada a hacer frente a través de una «bonificación» que le suponía un encarecimiento del 30% desde ese enero. «Quiero destacar dos conceptos: injusticia e impotencia», lamentó en declaraciones a la prensa antes de entrar a juicio. A su juicio, no es «justo» que se enterara por un burofax de que su renta se multiplicaría «sin razón alguna».

1 COMENTARIO

Comments are closed.