Una decena de alcaldes y alcaldesas de municipios del Vallès se han reunido este viernes en Caldes de Montbui con el objetivo de constituir una mesa de municipios para conseguir la creación y el reconocimiento de la Denominación de Origen Protegida (DOP) “ Aceite de Vera del Vallès”. Ha participado Oriol Lozano, alcalde de Palau-solità i Plegamans; Isidre Pineda, alcalde de Caldes de Montbui; Dolors Castellà, alcaldesa de la Garriga; Joan Galiano, alcalde de Bigues i Riells del Fai; Sònia Tena, concejala de Agricultura y Medio Ambiente de les Franqueses del Vallès; Pep Moret, alcalde de l’Ametlla del Vallès; Marc Verneda, alcalde de Sentmenat; Mercè Serrataco, alcaldesa de Sant Feliu de Codines; Anna Montes, concejala de Cultura, Bienestar Social y Políticas de Género de Santa Eulalia de Ronçana y Josep Cuch, alcalde de Cànoves y Samalús.

El encuentro se ha realizado en Mas Curró, una de las fincas que actualmente producen aceite con esta variedad de aceituna con olivos centenarios.

La reunión ha servido para poner en común los intereses de los diferentes municipios al respecto y plantear las diferentes alternativas existentes para reconocer esta variedad de aceite, de larga tradición en el Vallès pero todavía muy desconocida por el gran público.

Este primer encuentro ha puesto sobre la mesa diversos aspectos a trabajar con el objetivo de avanzar en este sentido. Por ejemplo, estudiar la viabilidad de crear una IGP (Indicación Geográfica protegida), la relación de esta eventual DOP con otras variedades de aceituna que actualmente también se cultivan en el Vallès, el nombre de la DOP o quien debe ser el organismo que impulse oficialmente la creación de esta denominación. En este sentido, se ha abordado la necesidad de escoger a unos portavoces de esta nueva mesa de municipios para llevar a cabo las conversaciones con los organismos responsables y con los productores.

El alcalde de Palau-solità i Plegamans, Oriol Lozano, ha indicado: «La primera acción ha sido reunir hoy a todos los ayuntamientos que tienen terrenos con este tipo de olivos y crear una mesa de municipios que nos ayude a saber hasta dónde podemos llegar en la petición la denominación de origen, hablaremos con la Generalitat para saber qué pasos debemos seguir, y también lo haremos con las personas propietarias de las fincas, como principales protagonistas, para conocer qué interés tienen y cómo los podemos. apoyar».

El Vallès y el Aceite de Vera

El Vallès tiene una larga tradición en la producción del Aceite de Vera (Oli de Vera). Se trata de un aceite de gran calidad y de reconocido prestigio. Pero, a su vez, la variedad Vera es todavía desconocida por el público en general, aunque es la que se encuentra más cerca de la capital catalana.

El aceite de Vera se caracteriza por su duración y por su baja acidez. Esto le convierte en un producto de gran potencial gastronómico y culinario. A su vez, también se le reconoce por sus propiedades beneficiosas para la salud. Es un alimento rico en vitaminas A, E y K, que ayuda a prevenir enfermedades cardíacas y favorece la cicatrización de heridas.

La producción del Aceite de Vera se ha mantenido a partir de pequeños productores. En estos momentos, según un estudio de la Cooperativa Agraria del Vallès, hay constancia de 38 productores de la variedad Vera del Vallès. Actualmente se tienen contabilizados alrededor de unos 13.000 olivos de la variedad Vera en una superficie aproximada de 170 hectáreas. La mayoría, en la zona centro del Vallés. En concreto, en la parte alta de la Riera de Caldes, en la Riera de Sentmenat, el valle del Tenes y en el curso medio del río Congost.

Hasta 12 municipios del Vallès Oriental y Occidental disponen de terrenos con plantaciones de olivos de esta variedad. En concreto, la Garriga, Bigues i Riells del Fai, Caldes de Montbui, Sentmenat, les Franquesas del Vallès, Cànoves i Samalús, Sant Feliu de Codines, Canovelles, l’Ametlla del Vallès, Sabadell, Palau-solità i Plegamans y Castellar del Vallés. Pero la Garriga, Caldes de Montbui y Bigues i Riells del Fai concentran la gran mayoría de los olivos (más de 8.000 ejemplares) y aproximadamente el 64% de las hectáreas con esta variedad.

A día de hoy, Cataluña tiene cinco Denominaciones de Origen Protegidas (DOP) de aceite: Terra Alta, Garrigues, Empordà, Siurana y Baix Ebre-Montsià.