Dr. José Antonio Larraz, director àrea assistencial i educativa Província Germanes Hospitalàries; Sr. Alberto Martín, director gerent Província Germanes Hospitalàries; Dr. Joan Parellada, director Sector sanitari Vallès Oriental; Sr. Josep Mayoral, alcalde de Granollers; Dra. Anna Aran, gerent de la Regió Sanitària de Barcelona Servei Català de la Salut; Sor Teresa Iñiguez, Superiora de Benito Menni CASM; Dr. Joan Orrit, director gerent de Benito Menni CASM; Sra. M. del Mar Sánchez, Regidora de Salut Publica i Consum; Serveis Socials i Gent Gran; i Dr. Rafael Lledó, director general de l’Hospital de Granollers.

Benito Menni CASM de Germanes Hospitalaries ha inaugurado este jueves por la tarde la primera Unidad hospitalaria de recuperación en salud mental del Vallès Oriental. Ubicada en la zona anexa de las consultas externas del Hospital de Granollers, tiene el objetivo de reforzar la continuidad y la proximidad en la asistencia de la salud mental dentro de la propia comunidad, evitando largos desplazamientos a los pacientes y favoreciendo de ésta forma la vinculación con los recursos y programas de cada zona.

La nueva unidad permitirá atender a las personas adultas que sufren problemas de salud mental con criterios de complejidad, haciendo una intervención muy cercana a la comunidad y siguiendo el modelo de recuperación. Este modelo permite trabajar conjuntamente con el paciente, facilitando las herramientas y recursos necesarios, en el entorno más cercano a la persona y la su familia, para que pueda desarrollar de forma integral su proyecto de vida y recupere su funcionalidad. Con atención personalizada, los pacientes con un estado de descompensación psicopatológica y un cuadro clínico y psicosocial complicado recibirán un tratamiento multidisciplinar, específico y especialmente coordinado con los servicios comunitarios del territorio.

La nueva unidad se convierte en un recurso de referencia, alternativo a la hospitalización convencional, que ofrece un sistema de atención específica y ágil al paciente crónico y descompensado que acude a los servicios de urgencias o bien es detectado desde la Atención Primaria o desde del CSMA.

El equipo multidisciplinar encargado de coordinar esta recuperación en red estará formado por profesionales de psiquiatría, psicología, terapia ocupacional, trabajo social y
enfermería.

El edificio, construido en un espacio cedido por el propio Hospital General de Granollers, con el que Benito Menni CASM mantiene una alianza desde hace 20 años en el servicio de psiquiatría, cuenta con una superficie de 800 m2, dispone de tres plantas y amplia terraza. Con una capacidad de 18 plazas, en la planta baja se ubica el comedor, la sala común de recreo, donde se podrán realizar también actividades grupales y terapéuticas y recibir visitas, y la zona de recepción; las plantas primera y segunda cuentan con habitaciones, despachos y controles de enfermería; y la terraza, que cuenta con una pérgola, está habilitada para que los usuarios puedan disfrutarla con zonas de descanso y también para realizar actividades terapéuticas adaptadas. El nuevo edificio tiene, además, acceso directo a la planta de agudos de psiquiatría del Hospital de Granollers, que quedará integrada en la nueva unidad que se pone en funcionamiento.
El acto de inauguración del centro ha contado con la presencia, por parte de Hermanas Hospitalarias, de Sor Teresa Iñiguez, Superiora de Benito Menni CASM, de SR. Alberto Martín, director gerente Provincial y del dr. Joan Orrit, director gerente de Benito Menni CASM; por parte del Ayuntamiento de Granollers del Alcalde Josep Mayoral, de la primera teniente de alcalde, Alba Barnusell, y de la concejala de Salud Pública, Mª del Mar Sánchez; y por parte de la Región Sanitaria de Barcelona, ​​la Dra. Anna Aran, directora gerente, y del dr. Joan Parellada, director del sector sanitario del Vallès Oriental del CatSalut.

Para el dr. Orrit, director gerente de Benito Menni, “la nueva unidad es una consecuencia de la implicación de nuestra institución con la ciudad de Granollers y comarca; es un servicio muy necesario que nos permitirá llevar a cabo una atención de proximidad y de alta calidad a las personas en su entorno de referencia, y que refuerza y ​​complementa el modelo comunitario en salud mental desplegado en el territorio desde hace 20 años. Esta proximidad con la comunidad garantiza la continuidad en la asistencia, con el objetivo fundamental de la recuperación de las personas que sufren un trastorno de salud mental”.

La directora gerente de la Región Sanitaria de Barcelona, ​​Dra. Anna Aran, ha explicado que “no ha sido un camino fácil llegar hasta aquí, pero lo hemos logrado. Este espacio es un ejemplo de la apuesta del Departamento de Salud por la Salud Mental por qué este no es un problema post-pandemia, sino que hace tiempo que nuestra población lo sufre. Esta Unidad pondrá en práctica un nuevo modelo de atención que consiste en aprovechar los recursos existentes dentro de la propia comunidad para reincorporar a los pacientes”.
Por su parte, el Alcalde de Granollers, Josep Mayoral, ha asegurado que “estas
instalaciones son el resultado de la suma de los esfuerzos de Benito Menni, el Hospital de
Granollers, el Departamento de Salud, la voluntad de la gente y los buenos profesionales. «Sumar es el elemento clave para avanzar” y ha añadido que “este año, el Ayuntamiento de Granollers lleva invertidos en 4 meses los mismos recursos en salud mental que durante otros ejercicios enteros”.


Según datos de 2020, de los casi 7.000 pacientes atendidos en el CSMA de Granollers, más de 2.400 cumplían criterios de trastorno crónico complejo en salud mental. A estos datos, se han de añadir también los pacientes crónicos complejos que se atienden en el CSMA de Mollet. Dentro de los trastornos mentales complejos se habla de esquizofrenia, de trastorno esquizoafectivo, de trastorno bipolar, de trastorno depresivo mayor, de trastorno obsesivo compulsivo grave o trastorno de la personalidad como el límite y el esquizoide, entre otros.

Los trabajos de construcción y habilitación de los equipamientos han necesitado de un tiempo de ejecución de 2 años, interrumpidos por la pandemia, y han supuesto una inversión de 2,3 millones de euros.