La calle Castella de Granollers se convertirá en una calle de plataforma única, con la calzada y aceras al mismo nivel, lo que mejorará la seguridad vial y la accesibilidad, con la supresión de las barreras arquitectónicas. Esta es una de las acciones previstas en el Programa de actuación municipal del actual mandato (PAM 2019-2023).

Las obras en la calle permitirán hacer una reforma integral de los servicios del subsuelo como son la renovación de la red de agua potable y la creación de nuevas canalizaciones enterradas de las redes eléctrica, de telefonía y de telecomunicaciones. También permitirá la renovación de recogida de aguas pluviales y el cambio del pavimento.

Todos estos arreglos supondrán una mejora de la calidad urbana de la calle, con un elevado volumen de peatones, tanto por su proximidad al centro educativo de secundaria de la Escuela Pía, como la isla peatonal del centro de la ciudad. La calle de plataforma única permitirá el aumento de espacio para el peatón, y favorecerá el bienestar y la vida social, al tiempo que supondrá un impulso para el comercio de proximidad.

La conversión de la calle en plataforma única y la reforma integral de todos los servicios permitirá la mejora de la movilidad a pie y la seguridad de los peatones, y contribuirá a la pacificación del tráfico de vehículos. También dotará la calle de mayor accesibilidad, con nueva señalización táctil de los pasos de peatones para usuarios con dificultad visual.

La calle incorporará nuevas jardineras con arbustos y riego automático, que contribuirán a separar los diferentes usos de la calle, protegiendo el paso de peatones en el lado sur de la calle. También se eliminarán los aparcamientos de motos. Y se prevé la renovación del alumbrado público de la calle con tecnología LED y el refuerzo de la iluminación añadiendo un punto de luz en la esquina sureste de la calle Castella con la calle Guayaquil, para mejorar la seguridad de los peatones.

Las obras tienen un presupuesto previsto de 298.168,04 euros, IVA incluido. Actualmente, el proyecto está aprobado por la Junta de Gobierno del Ayuntamiento y se encuentra en licitación. La duración prevista de las obras es de cuatro meses y se prevé que comiencen en los próximos meses.