Roberto Giménez

Nunca conocí al ceramista Antoni Cumella. El corazón se heló un día de enero de 1985. Las cosas que sabía de él me lo habían contado los popes del Vallès, que no eran precisamente amigos suyos. Que no tenías relaciones era evidente, pero guardaban un distante respeto hacia su persona y obra. Eran el artista de  Granollers  del siglo XX.

Cumella se calificaba como un anarquista cartesiano, me lo contó su hijo en una larga entrevista para la Caratula en su taller casa. Tenía motivos personales, no sólo ideológicos, para abominar del franquismo: acababa de recibir una beca de la Generalitat para estudiar en París para perfeccionar su arte. Tenia el billete para coger el tren en la Estación

de Francia en BCN con destino a la ciudad de la Luz, a la capital cultural del mundo, pero el sueño se hizo trizas como el impacto de una bala en el espejo. El sueño se convirtió en pesadilla real.

 En lugar de disfrutar de la bohemia que le esperaba en el norte, el 18 de julio de 1936 cogió el fusil y se fue al oeste con la Columna del Vallès a pegar tiros en el frente  de Aragón, tenía 23 años. A los 40 le devolvieron el pasaporte

para que pudiera viajar a París o donde se le antojara .

Al margen de la política tenía motivos para vivir en el exilio interior. Su casa Taller de la calle Girona esquina con la carretera del Hospital era una republica independiente, una universidad por la que pasaban como Pedro por su casa pintores, músicos, literatos o arquitectos como Tàpies, Cuixart, Monpou, Yepes, Bonet como me dijo su hijo.

Entiendo las calabazas que le hizo al alcalde Llobet que quería ver su cerámica en un fresco de madera en el hemiciclo del pleno municipal y otro en la fachada de la plaza negra en la parte de atrás del Ayuntamiento. Al alcalde le decía que sí porque le apreciaba pero por la noche su mujer Agnés Vendrell, que tenía tanto carácter como él le decía que nones…

Roberto Giménez

PD El inicio del segundo capítulo de Mis Memorias de Director que pueden leer en VERDADES Y LEYENDAS DE GRANOLLEIG de Roberto Giménez que pueden adquirlo en tyep.net.