Los representantes del Consell Comarcal se reunieron con responsables de Correos

Responsables del Consell Comarcal del Vallès Oriental y de Correos mantuvieron una reunión este miércoles para buscar soluciones a las incidencias detectadas en diferentes municipios de la comarca.

Al encuentro, que se hizo de forma presencial en la sede del ente comarcal, asistieron el presidente del Consell Comarcal, Emilio Cordero, y el gerente Carles Fernández, y por parte de Correos, el gerente de producción de la Área Noreste, Francisco Javier Berbel, y la gerente de productos y servicios del Área Noreste, Ana Belén Rodríguez.

En el transcurso del encuentro se hizo un repaso de las incidencias que los ayuntamientos han hecho llegar al Consell Comarcal y que abarcan ya 22 municipios de la comarca.

Desde Correos ha explicado que, ante las noticias que salieron en los medios de comunicación se hizo «una profunda comprobación para verificar la situación de las Unidades operativas y oficinas» y asegura que «en el Área Noreste (Cataluña y Andorra) como también en el Vallès y el resto de la provincia de Barcelona en particular se cumplen con creces los parámetros de calidad».

Sin embargo, los responsables de Correos han cogido el compromiso que se comunicarán con organizaciones empresariales y colectivos más representativos de Cataluña para reiterar su disposición a atender cualquier incidencia o consulta.

Asimismo también se han comprometido a que los jefes de sector contactarán con los ayuntamientos afectados para concertar reuniones presenciales para tratar más de cerca cualquier sugerencia. Estas reuniones, según han comunicado al Consell Comarcal, se solicitarán antes del 15 de septiembre y esperan que se puedan llevar a cabo antes de final de mes.

Desde el Consell Comarcal, además, se ha insistido en la necesidad de que se abra una tarde, un aspecto que los responsables de Correos se han comprometido a estudiar.

Las incidencias recogidas en el servicio al Vallès Oriental consisten básicamente en retraso, equivocaciones y deficiencias en la entrega de notificaciones administrativas con plazos para responder caducados, ralentización en el envío de cartas con acuse, equivocaciones en los domicilios y retraso en la entrega, no sustitución de las vacaciones ni las bajas, falta de personal, problemas derivados de la eliminación de los buzones, y cierre de oficinas el fin de semana y las tardes horarios reducidos lo que provoca largas colas.

Los municipios con quejas en el servicio o que piden apertura en fines de semana y las tardes son Aiguafreda, Bigues i Riells del Fai, Campins, Cànoves i Samalús, La Garriga, La Llagosta, Figaró-Montmany, Les Franqueses, Lliçà d Amunt, Martorelles, Montmeló, Montornès del Vallès, Montseny, Parets del Vallès, Sant Celoni, Sant Feliu de Codines, Sant Fost de Campsentelles, Sant Pere de Vilamajor, Santa Maria de Martorelles, Santa Maria de Palautordera, Vallromanes y Vilanova del Vallès .