Render de la pasarela que servirá para cruzar el río Ripoll en Barberà del Vallès

El Area Metropolitana de Barcelona (AMB) inicia las obras para construir una pasarela colgante que conectará ambos márgenes del río Ripoll en Barberá del Vallés: el Moli Vermell y el núcleo urbano en el margen derecho, y el Castillo de Barberà en el margen izquierdo. Esta pasarela permitirá ir de un lado a otro del río sin tener que cruzar a través de vías con circulación de vehículos situadas en los extremos del municipio. Esta construcción dispondrá de rampas de acceso para salvar el desnivel existente y conseguir una accesibilidad completa. La actuación tiene un presupuesto aproximado de 475.000 € y durará cuatro meses.

La pasarela tendrá dos pilares de 9 metros de altura que sostendrán todo el conjunto y servirán de apoyo a dos cables principales de acero (catenarias), los cuales se anclarán al terreno mediante bloques de hormigón. Las dos catenarias aguantarán el tablero de la pasarela mediante tirantes (cables de acero secundarios dispuestos verticalmente). Este tablero, de acero y recubierto con pavimentación de madera, tendrá 84 metros de longitud y 2 metros de ancho, y se encontrará a casi 5 metros de altura respecto al río.

También se prevé la colocación de un cable inferior situado transversalmente bajo el tablero, que tendrá la función de fortalecer la estructura: hacer resistencia ante episodios meteorológicos extremos como el viento o las tormentas y disminuir las posibles vibraciones.

Los objetivos principales de esta actuación son mejorar la conectividad de este espacio fluvial con una conexión verde, amable y natural entre dos partes del municipio separadas por el río Ripoll, potenciar el circuito de caminos naturales de Barberá del Vallés e impulsar la movilidad sostenible a pie y en bicicleta ya que la pasarela tendrá prohibido el tráfico rodado.

La creación de esta estructura, que mejorará la conectividad dentro del espacio fluvial, también dará lugar a una naturalización y mejora paisajística de este espacio abierto que forma parte de la infraestructura verde metropolitana. En este sentido, se hará la plantación de una pequeña alameda entre el camino fluvial y el muro de contención del río, la plantación de especies arbustivas en la cuneta entre los accesos a la pasarela y el camino del río y se creará una cuneta vegetal para canalizar el agua de la lluvia y evitar la erosión del camino.

Finalmente, el proyecto también prevé la colocación de bancos al inicio de los accesos a la pasarela para impulsar más zonas de estancia y descanso.