Roberto Giménez

En octubre de 2008 empezó de los vientos de oeste la gran depresión de éste siglo, que no nos hemos recuperado. La epidemia del mal dado 2020 no se ha acabado…

En diciembre de 2012 dejé la REVISTA DEL VALLÈS para emprender EL VALLÈS DEL SIGLO XXI que al año y medio murió víctima de internet  como se puede ver en el cementerio de los kioscos de prensa de nuestros pueblos y ciudades. La prensa de papel es una reliquia con fecha de caducidad.

En enero de 2015 Xavier Salvador me fichó para ECONOMIA DIGITAL di el salto a la prensa nacional porque Xavier me conocía en el año 1989 aterrizó en la comarca como responsable de Economía del subvencionado 9 Nou que aún vive gracias a la Generalitat. Desde hace cuatro años fiché por CRONICA GLOBAL

En ese año (1989) era director de LA REVISTA DEL VALLÈS y cada tres meses recibía una carta anónima de una garganta profunda, un desconocido que me filtraba intimidades del gobierno socialista  de Josep Pujadas en el Govern local. Hace tantos años que sólo recuerdo lo mal que se llevaba el alcalde del PSC versus el abogado Ramón Font, he olvidado sus responsabilidades, el tiempo no pasa en balde.

Hago un salto en el tiempo al 2004 cuando Pasqual Maragall fue elegido Molt Honorable President de la Generalitat, sustituyó a Jordi Pujol de infausto recuerdo.

Ese año Maragall sufrió una fuerte crisis de gobierno porque su vice Josep Lluis Carod-Rovira líder de ERC se  entrevistó en Perpiñan con ETA para que los terroristas no atentarán en Catalunya…

¿Por qué lo cuento? Porque el chófer de  Carod Rovira era mi garganta profunda, el secretario del alcalde Josep Pujadas (por eso tenía tan buena información de la cocina del Ayuntamiento). Para despistarme el secretario me escribía en castellano.

Fue mi especial garganta profunda, no mi confidente, porque no sabía quiera. Lo supe en 2004 con la visita del vice con ETA, sin el permiso de Maragall…  

Roberto Giménez