Francisco Barbachano
 Hay que ver lo previsor 
 que es el gobierno de España.
 Previene a treinta años vista,
 como si fuese mañana.
 Y es que el presidente Sánchez
 es un lumbrera de gala.
  
 Sánchez Pérez-Castejón
 pasa olímpicamente 
 de los problemas que hoy
 nos preocupan a la gente;
 le gusta hacer filigranas
 para distraer las mentes.
  
 Los cerebros asesores 
 que aconsejan al gobierno, 
 son sin duda, ideales,
 para irnos al infierno;
 que esos genios pensadores
 asustan con sus inventos.
  
 No és extraño que el mundo
 no nos tome muy en serio,
 y que advierta que esas pifias
 son propias de un desgobierno
 carente de seriedad, frágil,
 y abocado al desconcierto.
  
Francisco Barbachano