Imagen de la prensa alemana del proyecto para cubrir autopistas con techos solares en este país

La ejecutiva de Catalunya en Comú en el Vallès Oriental ha reafirmado su oposición a la proliferación de proyectos de parques solares en terrenos agrícolas del Vallès Oriental como se ha difundido en las últimas semanas en poblaciones como Cardedeu, Les Franqueses o Cànoves i Samalús.

Los comunes consideran que estos proyectos «trituran el territorio, empobreciendo la comarca y buscando únicamente el mayor beneficio posible con unos terrenos lo más baratos posible». Así, reclaman «Propuestas que persigan un cambio en el modelo de consumo y de producción energética, que avancen en la construcción de un nuevo sistema, lejos de proyectos especulativos».

Los comunes han explicitado su compromiso absoluto con la necesaria transición energética y la apuesta por las energías renovables y por ello plantean alternativas respetuosas con el territorio y el paisaje, como la semicobertura de algunos tramos de las grandes infraestructuras viarias, como la AP-7 o la C-17.

Esta fórmula, explican, que ya está en fase de estudio en varias vías de gran capacidad de Alemania, permitiría la generación de energía suficiente para abastecer buena parte del Vallès Oriental, evitando en gran medida el impacto territorial que generan los parques solares, optimizando el rendimiento de la energía generada y apostando por la colaboración público-privada en el desarrollo del proyecto.

De hecho, los comunes plantean la llegada de los fondos de reconstrucción europeos, Next Generation, como una oportunidad para hacer realidad esta apuesta, constituyendo una empresa pública de energía del Vallès Oriental, que co-impulsaría este y otros proyectos para la transición energética.

Catalunya en Comú también reclama que todos los equipamientos públicos de la comarca instalen placas solares, así como la obligatoriedad para los edificios de nueva construcción de devenir energéticamente autosuficientes.