El secretario de Políticas Digitales, David Ferrer, y el director general de Energía, Seguridad industrial y Seguridad minera, y director del ICAEN, Manel Torrent, han visitado hoy en Rubí la prueba piloto de la primera red de autoconsumo de energía compartida entre el Juzgado de Rubí y el IES Torrent dels Alous. La red está basada en blockchain y está impulsada por el Departamento de Políticas Digitales y el ICAEN en el marco de la Estrategia Blockchain de Cataluña. Este proyecto ha contado también con la implicación de los departamentos de Educación y de Justicia.

En la visita también han participado, entre otros, Xavier Farriols, Director General del Negocio Eléctrico de la empresa Factor Energía, que ha colaborado en el proyecto como comercializadora energética, y Henry Daunert, CEO de FlexVPC, proveedora de la plataforma tecnológica.

Esta es la primera experiencia de autoconsumo compartido a través de la red entre dos instalaciones de titularidad de la Generalitat. La experiencia permite interconectar la red eléctrica de ambos edificios con usos públicos y así gestionar y compartir de manera inteligente la energía generada por las placas solares instaladas en el Instituto público.

De este modo, se habilita una nueva forma de compartir la energía más flexible que la que se contempla con la normativa actual, de forma que la energía generada en la instalación fotovoltaica y que no sea consumida por el Instituto podrá ser derivada automáticamente los juzgados. Por ejemplo, los fines de semana, cuando la energía producida por el Instituto es excedentaria, ésta se podrá derivar a los juzgados que mantengan su actividad. Las dos instalaciones (Instituto y Juzgado) verán reducida su factura energética.

Compartir la energía generada en la instalación fotovoltaica del Instituto es posible gracias a la tecnología blockchain, que actúa como garante del proceso en las lecturas de generación y consumo para cada partícipe de la instalación.

Con este proyecto piloto, el Departamento de Políticas Digitales y el ICAEN quieren validar la aplicabilidad de la tecnología Blockchain y su potencialidad en los proyectos de transformación y transición energética dentro y fuera de la administración pública.