Roberto Giménez

Ayer todos los medios de comunicación nos bombardearon por tierra, mar y aire con el fracasado golpe de Estado del 23-F.

PRESENTE: La conocida ex director de Interior Montserrat Tura ex consellera del PSC con el president Pasqual Maragall ayer decía por Radio Nacional que el Govern de la Generalitat ha cabreado a los Mossos d’ Esquadra porque tiene que tomar medidas impopulares ante su electorado indepe, más mano dura. No hace casi nada para reprimir a los vándalos que todas las noches asolan las capitales catalanes en un ejercicio de revueltas donde hay más heridos en la policía que detenidos por eso el cabreo de los Mossos ante la impotencia de los comerciantes que viven una pesadilla no de ocho días sino de un año.

Montse Tura, alejada de la política, tiene mucho carácter porque lo viví en directo en 2004 cuando me vio hablando con los Príncipes de España en octubre, en la primer visita oficial en Catalunya tras la boda en  mayo. La Tura me dijo que me fuera en voz baja creyendo que era un fallo de seguridad , no había ningún periodista en la comitiva, pero el presidente de FICOSA, Josep María Pujol i Artigas, le dijo a la consellera que el director de Revista del Vallès  no se había colado sino que estaba invitado por él, lo cual a la consellera socialista la tranquilizo.

PASADO. Hace 40 años la gente de mi generación pasamos la noche de los transistores en vela. La recuerdo como si fuera hoy: estaba estudiando la asignatura de ciencias políticas para el día siguiente el martes Manolo y su novia María y su hermana Esperanza muy nerviosos entraron en mi estudio a las siete de la tarde para decirme que la Guardia Civil había hecho un golpe de Estado, pensé que era broma de mi compañero de piso en Granollers pero estaba serio porque mi amigo, que en paz descanse, era cenetista. Encendí la radio y no era una broma.

Cogí el coche un Seat 850 para bajar a BCN a las 7,30, de era noche. No entraban coches en la ciudad sólo salían. Fui a un sindicato (AT ya desaparecido) donde  la semana siguiente tenía que hacer curso de Historia de España hablé con el secretario general Roberto Ferruz, ya fallecido, era el secretario general de Aguas de Barcelona, me dijo que en BCN no pasaba nada que todo estaba en Madrid y Valencia.  Conocía a Milans del Bosch porque hacía dos años había hecho la mili en Capitanía.

Como tenía el germen del periodismo en la sangre quise comprobar que en Capitanía no había nadie. En la calle no había coches, la ciudad condal estaba desierta. Sólo había en la acera mucha Policía Militar y Policía Nacional de guardia.

Volví solo a casa, mis amigos me preguntaron como estaba BCN creo que les dije que sin un alma cuando el rey salió en la tele para salvar la democracia, ese rey ahora nos abochorna, pero entonces no…

Nadie durmió esa noche….

Roberto Giménez