Muestra de las judías con el nutriente que les dan el color rosado. Foto: Ajt. de Montornès

El hallazgo en diversos puntos de Montornès (tanto en el campo como en el núcleo urbano) de semillas de judía de color rosa ha puesto al rojo vivo las redes sociales locales en los últimos días. Las informaciones difundidas en las redes daban por hecho que estas judías eran venenosas y las vinculaban a la aparición de algunos pájaros muertos en la zona fluvial durante los últimos días.

El departamento municipal de Salud Pública y la Policía Local de Montornès, según ha informado hoy el Ayuntamiento, han hecho varias indagaciones sobre este hecho.

El Ayuntamiento, según explican, ha consultado al DARP (Departamento de Agricultura, Ganadería y Pesca) y a diversas empresas del sector con sede en el municipio. «De las consultas se desprende que el color rosa de la judía se debe a una capa de nutriente que se aplica mediante un proceso industrial antes del cultivo. Una vez plantada la semilla y con la ayuda del agua de riego, el nutriente se disuelve en su entorno, por lo que se favorece el crecimiento de la planta con más vitalidad «, explican. También se indica que la sustancia «no es tóxica, aunque no destinada al consumo humano».

Paralelamente, la Policía Local investiga la posible relación de la aparición de las judías dispersas en varios puntos de Montornès con la presunta desaparición de una cantidad indeterminada de este tipo de semilla de uno de los espacios de cultivo de la avenida de Can Vilaró.