El paso subterráneo que une Corró d’Avall en la zona de Can Mònic con Bellavista por la calle de Aragón ya está abierto a la circulación. Se trata de un acceso bajo la vía de la línea R2 Norte de cercanías para el paso de bicicletas y de peatones.

Las obras, iniciadas en mayo de 2019, han consistido en la construcción de un cajón de hormigón a la altura de la calle Aragón que atraviesa bajo las vías hasta la calle Francisco Gimeno de Granollers. Este cajón tiene una longitud de 15 metros aproximadamente y unas dimensiones de 5m de ancho y 3,10m de altura. A ambos lados del paso se han habilitado rampas y escaleras para peatones y bicicletas. También se ha instalado un sistema de drenaje, el alumbrado, cámaras de seguridad y barandillas de protección. Además de los elementos previstos en el proyecto inicial, también se ha aprovechado para realizar el asfaltado de los alrededores del paso y para colocar muros y elementos divisores con gaviones. Durante la primavera ajardinarán los alrededores y las jardineras instaladas.

Este proyecto es fruto del Estudio de programación para mejora la conexión de Bellavista con el resto del municipio elaborado por la Diputación de Barcelona en demanda del Ayuntamiento y se ha realizado con objetivo principal eliminar barreras físicas entre el núcleo de Bellavista y el resto del municipio y, sobre todo, conectar este núcleo con la Zona Deportiva Municipal de Corró d’Avall. Finalmente, el coste del paso subterráneo ha sido de 1.056.624,45 euros, un 7,15% menos del presupuesto previsto. El proyecto se ha financiado al 50% por el Ayuntamiento y la Generalitat de Cataluña a través del proyecto de Plan de Barrios.