Roberto Giménez

Lo prometido es deuda. Recuerden los que les dije en la última ‘Carta del Domingo’ que llevo escritas desde principios del 2015 (261) que hoy hablaría del alcalde Llobet el alcalde menos franquista de la dictadura.

El ex alcalde se cabreó conmigo porque hace quince años critiqué al director Rafael Lledó, el gerente del Hospital General de Granollers que lleva más tiempo en el cargo, veinte años. Muchos en una institución centenaria que en los años 20 era para bien morir; es un decir, porque la muerte sienta la mar de mal…

El alcalde Llobet como el actual socialista Mayoral quería especialmente a la Fundación Hospital Asilo porque fue presidente los diecisiete años (1963/1979). El cabreo por una crítica al cese del director de Recursos Humanos por los celos profesionales que me contó una confidente del Laboratorio de mi total confianza.

Yo siempre me he llevado más que bien con el gerente. Le apoyé en el 2001 frente al director médico Manel Balcells.

Balcells era médico político que en un libro titulado MIS ENEMIGOS ÍNTIMOS que pueden adquirirlo por internet en dominio tyep.net libros o en la LLIBRERIA CARBÓ, explico mis desencuentros con él por una cuestión: era la mano derecha de Josep Lluis Carod-Rovira fue el conceller más efímero del Govern de la Generalitat cuando el CNI descubrió que el republicano había pactado con ETA para que no atentarán en Catalunya, de esto hablaré el próximo domingo que sorprendió al ex alcalde del PSC, Josep Pujadas, y también a mí…

Balcells no me hablaba, por una cuestión política. Las relaciones con ERC se normalizaron cuando Isabel Alcalde le sustituyó. Isabel es buena persona, yo había trabajado con su padre, y eso allano las relaciones y también con su segundo Oscar Riu, buena gente que se enfrentó con Balcells, al comprobar que yo no era el diablo cojuelo…

El azar quiso que un compañero del Banco Condal jugara con Lledó al baloncesto. Le pregunté cómo es él, y me contestó que fantástico , una persona amable, conciliador, inteligente, un joven doctor con responsabilidades en el Hospital Clinic de BCN. Con esas referencias le hice una entrevista en la sección estrella de ‘Revista del Vallès’ la Carátula una entrevista de dos horas en la que me ganaba la confianza de los entrevistados que se convertían en mis confidentes… Hicimos tantas migas que un viernes cada año antes de las vacaciones comíamos en la Fonda…

Yo como profesionalmente nunca he tenido amigo ni abrigo cuando supe que Lledó había despedido al director de Recursos Humanos que defendía al personal de enfermería (los mimbres de un Hospital no son los médicos sino las enfermeras…).

Yo critiqué al director Lledó que se cabreó pero también al bueno de Francisco Llobet que dentro de dos semanas volveré a hablar de él…

Roberto Giménez