Francisco Barbachano
 En esa época de cambios
 todo el mundo mete baza:
 cambia el rico, cambia el pobre,
 y de cambiar nadie se cansa.
 Y es que todos los cambios,
 vienen a quedarse en casa.
  
 Lo que hasta ahora hemos visto
 es simplemente el principio
 de un montón de desatinos
 nunca jamás vividos;
 ni siquiera imaginados,
 por los más notables listos.
  
 Las tradiciones más rancias
 van pasando a mejor vida.
 Lo que parecía imposible,
 és el pan de cada día
 y pronto será normal, 
 hasta la vil fechoría.
  
 El mundo está tan cambiado
 aunque afirman que es normal,
 que pronto el blanco y el negro
 nos parecerán igual.
 Lo cierto es que, sensatamente,
 vivir resulta infernal.
  
Francisco Barbachano