El Museo de Ciencias Naturales de Granollers (MCNG), el Parque Natural del Delta de l’Ebre y el Celler Credo han lanzado una iniciativa para construir casas-refugio para murciélagos a partir de una caja de vinos.

En rueda de prensa, las entidades han explicado que su objetivo es divulgar la importancia de preservar los murciélagos en el ecosistema como insectívoros así como también contribuir a la economía circular y promover la ciencia ciudadana.

El coordinador del MCNG, Carles Flaquer, ha explicado que el murciélago se encuentra en todo tipo de hábitats y se caracteriza por ser un gran depredador de insectos, por lo que ayuda a controlar plagas varias, como la procesionaria del pino, el barrenador del arroz o la polilla del boj.

En este sentido, el Celler Credo, de Sant Sadurní d’Anoia, trabaja con el Museo en la búsqueda de soluciones de biodiversidad y desde 2013 tiene instaladas en sus viñas refugios de murciélagos porque contribuyen a reducir la afectación de plagas con la mínima intervención.

En 2013 crearon también el vino «Ratpenat» para ayudar a la «sensibilización y conservación de estos animales, y ahora quieren dar «un paso más allá en la colaboración entre instituciones y empresa privada» y contribuir a la economía circular.

Por este motivo, el Celler Credo venderá lotes de tres botellas de vino blanco de su producción, «Ratpenat», «Voliaina y «Miranius» en una caja que puede ser reutilizada como refugio de murciélagos.

El objetivo es que quien compre el vino cuelgue la caja en casa o en la calle, ya sea en un medio rural o en la ciudad, para hacer un seguimiento de la colonia de murciélagos que se instale y contribuya así con el Programa de Seguimiento de Murciélagos del MCNG.

«Es una caja donde caben 3 botellas y que puede albergar fácilmente entre 50 o 70 hembras de murciélago», ha asegurado Flaquer, que explica que la caja deberá colocarse del revés, sin pintarla o realizar modificaciones en el material.

En este sentido, el MCNG ha trabajado en los últimos meses con el Parque Natural del Delta de l’Ebre en un proyecto de Investigación y Desarrollo (I+D) que hiciera compatible las características del estuche de vino con las especificaciones técnicas para el refugio de murciélagos.

Los impulsores del proyecto también han señalado los resultados del informe «Estado de la Naturaleza en Cataluña», presentado esta semana, que muestra una importante reducción de la biodiversidad en el territorio catalán en las últimas décadas y por eso animan a la ciudadanía a participar en este programa de seguimiento para «ayudar en el equilibrio de los agroecosistemas»